Grandes Marchas

Jesús Preso (Emilio Cebrián Ruíz, 1943)

Juan Antonio Barros Jódar

27 de Julio de 2004


Una marcha muy completa y elaborada, en mi opinión.

Una primera sección a modo de introducción encomendada a la madera, dulce y solemne, seguida de unos acordes fortíssimo de los metales respondido por unas figuraciones en forma de trino de Bombardinos y Bajos que, tras repetirse, nos conducen directamente a la segunda sección. Ahora se trata de una melodía melancólica que se extiende plena de elegancia en pianissimo, peo dinamizada por continuos y sutiles matices de intensidad cambiante.

La tercera sección, tras modular desde el do menor inicial a mi bemol mayor, presenta un bellísimo tema a dos voces, de curiosa resonancia oriental. Una reexposición de la segunda sección, enriquecida, nos conduce de nuevo, tras una secuencia de tresillos descendentes en crescendo, a los acordes fortissimo del metal, que se extinguen para dejar paso al tema fúnebre del principio en los registros más sombríos.

Una poderosa fanfarria sirve de transición para llegar, tras dos compases de preparación con solo de caja, a una emotiva saeta. El toque característico de Semana Santa da paso al último número de la obra, las secciones novena y décima, un portentoso trío en do mayor, muy en la línea clásica de Cebrián, que cierra la obra.

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2018

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.