Grandes Marchas

Salve Regina Martyrum (Pedro Gámez Laserna, 1950)

Javier Povedano Ruiz

29 de Noviembre de 2005


Salve Regina Martyrum, marcha compuesta por Pedro Gámez Laserna en 1950, y dedicada a la Reina de los Mártires de Córdoba. Es sin duda una marcha diferente, sin nada que ver con ninguna otra, y sin seguir el canon de "marcha de semana santa", es otra cosa, es una marcha sin serlo, es Pedro Gámez.

La susodicha "marcha", comienza con los bajos entonando el "Salve Madre" en La Bemol mayor con un misterioso acompañamiento de caja esperando a la entrada de maderas con síncopas contrapuntísticas, contracantos y sucesión de corchea dos semicorcheas.

Acto seguido los bajos comienzan una base armónica de simples negras picadas para que se crucen los papeles y las maderas canten el Salve Madre. Llamada de trompetas para que se oiga una variación del contracanto del principio siendo a su vez acompañada por otro tema de saxofones. El motivo termina con otra llamada de trompetas terminando en un fortísimo que da pie de nuevo al Salve Madre en esta ocasión una quinta justa por encima, mi bemol mayor. Todo más grandioso, acompañamiento staccato de los bajos y llamada de trompetas entre frase y frase. Los clarinetes pasan de nuevo al tema corchea dos semicorcheas mientras flautas y oboes siguen con la melodía principal. Los saxos cantan solos, con tresillos de negras, acaban la frase en un trino al que responde el resto de la banda excepto los bombardinos, que repiten el tema anterior de saxofones, vuelven a preguntar saxos, vuelven a trinar los demás, y la despedida con un fortísimo en tresillos de negras descendiendo, cambio de tono.

Si bemol mayor, energías renovadas e introducción al nuevo tema de saxofones y trompetas, empiezan maderas agudas ascendiendo desde el piano y llegando al clímax con un trino. Y vuelven a tomar el mando.

Se produce entonces una frase que va ascendiendo poco a poco en fuerza y tesitura para bajar inmediatamente por el mismo camino y descender ya del todo hasta abajo con corcheas. Trompetas llaman, maderas responden arriba. Trompetas llaman desde abajo, maderas vuelven a responder.

Y llegamos al siguiente motivo con una llamada fuerte y arriba de trompetas con un tema muy dulce de maderas que acaba sobreagudo para atacar a una rápida escala ascendente de clarinetes y dulces tresillos de corcheas descendentes de flautas. Toda la banda al unísono busca una nota subiendo poco a poco con corcheas y al encontrarla baja del mismo modo. Clarinetes vuelven a intentarlo con otra dulce frase que tras llegar a su punto clave vuelve a su punto de partida.

Toda la banda, para concluir, se sume en un fortísimo en el que no se puede encontrar melodía principal, todos son uno, y nadie toca lo mismo. Las trompetas vuelven a lucirse con una llamada picadita, de tresillos de negras, a la que responden maderas con corcheas descendiendo hasta el comienzo de otra llamada de las trompetas, acordes fuertes y largos, y momento de la tragedia, acaba la marcha.

Otra de las grandes de D. Pedro Gámez, rica en contenidos, rica en frases y motivos, rica en preguntas y respuestas, rica, simplemente, en música.

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2018

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.