Investigación

Las coplas del Cristo de Burgos

A la Ilustre Hermandad del Santo Cristo de Burgos y Madre de Dios de la Palma

Julio Font de Anta

1 de Noviembre de 2017


Reproducimos este pequeño artículo de Julio Font de Anta sobre la "Cantata en honor del Santísimo Cristo de Burgos" que compuso su padre en 1896 y que apareció en la revista "La Pasión" en la Cuaresma del año 1956.

--------------------------------------

1894. Gobierna a la sazón en España la Reina Regente doña María Cristina de Austria, por la minoría de edad de don Alfonso XIII, Rey que tan ligado habría de quedar, al correr de los años, a las fervorosas Hermandades sevillanas, ya que perteneció como Hermano Mayor Honorario a varias de ellas, como la de Montserrat, la de la Victoria, y guardan los sevillanos, aquel broche inolvidable del Santo Entierro que presidiera jubilosamente en una tarde perfumada de abril del año 1930.

Corrían aquellas calendas, y me es grato recordar en este artículo la promesa que mi padre hiciera al hermosìsimo Cristo de Burgos en una mañana fría de aquel invierno, al cruzar aquellas callejas camino del Asilo de San Fernando, donde se llevaban a cabo las oposiciones para cubrir plaza de Director de lo que entonces se denominaba Banda del Asilo; la denominación de Banda Municipal, que se lograra del  Municipio sevillano, lo fue años más tarde, ocupando dicho cargo mi padre, con lo cual la ciudad hispalense, de tantos abolengos filarmónicos, se incorporaba a la categoría de otras ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Bilbao, etc.

Al cruzar la calle Imagen y desembocar en la sevillana plaza, estaba abierta la Iglesia. Penetró, y allí, en su altar de quinario, estaba la venerada efigie, que como le cantara aquel sevillano Muñoz y Pabón:

Cargado de oprobios
de heridas cubierto,
exánime y muerto
miradlo en la Cruz


Paso de Misterio -único que sacaba la cofradía hasta 1928-
con el Cristo de Burgos, Madre de Dios de la Palma, San Juan y la Magdalena
en fecha cercana a la composición de Font Fernández

Allí surgió la promesa, según me refirió en más de una ocasión mi padre, pues al ver aquella hermosísima faz, aquel Cristo de belleza tan patética, arrodillado, musitando unas plegarias, a solas y frente a frente él, hizo ofrenda de unas coplas al terminar aquellos ejercicios para cubrir la plaza, saliendo victorioso...

Aquel cargo había quedado vacante, por muerte del Maestro Palatín -quiero recordar, el primer director de la agrupación musical-, y se reñían unos ejercicios para opositar a la plaza, la cual fue conseguida por mi padre, en cuyo cargo vino hasta la fecha de su jubilación, a fines del año 1932. Aproximadamente, unos treinta y siete años.

El Cristo de Burgos, al que se había encomendado, habría de recibir la ofrenda de las coplas, cumpliendo así la promesa que hiciera aquella mañana. Fiel a la misma, dirigió sus pasos al canónigo de la Santa Iglesia Metropolitana, Dr. Muñoz y Pabón, al que le refirió el suceso, y quien se puso a su lado, para modelar, como él sabía hacerlo, unas coplas que por sí solas inspiraban a un músico...

Sus versos armoniosos describen la figura de ese Cristo soberbio...

¡Qué hermoso en tus ignominias,
qué adorable en tus tormentos!
Pétalos de pensamientos
tus cárdenos labios son

................................................................

Temblad universos,
que ha muerto la vida
y ha sido extinguida 
la luz de la luz.

Aquellas coplas fueron musicadas, nos decía, con verdadero deleite. El Cristo le inspiraba y, sentado al piano, recordaba la penumbra de la Iglesia en aquella mañana, y era el deseo de cumplir la promesa, lo que le daba inspiración y alientos para componerla.



Hizo ofrenda de las coplas a aquella fervorosa hermandad, que las recibió con todo cariño, y buena prueba de ello es que, además de estar incorporadas al acervo musical de oratorios sevillanos -donde los hay tan excelentes cuales los de Noriega, Eslava, Turina, Almandoz, etc.-, las juntas de gobierno que han sucedido a aquella que recibió las coplas de manos del insigne y venerado Muñoz y Pabón y de mi padre, siempre han guardado las mismas, como una preciada reliquia, y no pasa un año que no se interpreten en su quinario, ya muy cerca de sesenta y dos años...

Quizá para muchos capillitas de tan ilustre Hermandad escape el origen de las coplas que ellos escuchan todos los años con verdadera unción, y para ellos escribo estas líneas, pues creo prudente que conozcan la sencillez de su origen: una ofrenda y una promesa cumplida al Cristo que ellos acompañan con verdadero recogimiento en esa tarde luminosa del Miércoles Santo, de cuya cofradía es Hermano mayor honorario la ciudad hispalense.
Y es que toda obra artística, en ocasiones su designio la impulsa y la anima el Creador, por esos hilillos firmes e invisibles de la fe, que es lo más puro que alienta en nuestro ser.

Julio Font de Anta

--------------------------------------------------------------------

Adjuntamos a continuación la "Cantata en honor del Santísimo Cristo de Burgos", compuesta en 1896 por Manuel Font Fernández de la Herranz con letra de Juan Francisco Muñoz y Pabón.
La interpretación corre a cargo de la Capilla Musical de Joaquín Ruiz durante la Función Principal de los cultos al Santísimo Cristo de Burgos en 2010.

Cargado de oprobios,
de heridas cubierto,
exánime, muerto,
miradlo en la cruz.
Temblad universos
que ha muerto la vida
y ha sido extinguida
la luz de la luz.

Salve, rey de los dolores.
Tu corona son espinas,
tus joyas llagas divinas,
hórrida cruz tu sitial,
en púrpura ardiente sangre,
y cetros de tu reinado
los clavos que te han fijado
a ese leño criminal.
¡Qué grande te ven mis ojos!
Tus pies rozando la roca,
tu frente a los cielos toca,
tu alma hasta el Padre llegó.
Y tus brazos estirados
paréntesis son que encierra
la ya redimida tierra
que tu sangre bautizó.
¡Qué hermoso en tus ignominias,
qué adorable en tus tormentos!
Pétalos de pensamientos
tus cárdenos labios son,
soles sin luz tus pupilas,
y dulce y seguro puerto
ése tu costado abierto
que lleva a tu corazón.


 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2017

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.