Investigación

¡¡¡Macarena!!! de Emilio Cebrián

José Manuel Castroviejo López

24 de Febrero de 2019


Conmemoramos este año el LXXV aniversario de una marcha ya imprescindible en el acervo musical de la Semana Santa de Sevilla:
"Macarena" de Emilio Cebrián Ruiz.


Manuscrito de la marcha
conservado en la Banda Municipal de Jaén

La tradición de dedicar marchas procesionales a las cofradías de Sevilla hunde sus raíces en el último tercio del siglo XIX. Esta tendencia se acentúa a finales del mismo y conforme avanza el siglo XX se asienta.
La composición sevillana más antigua atestiguada hasta la fecha es la Marcha fúnebre de Rafael Cebreros, dedicada en 1868 a la Hermandad de la Quinta Angustia. Le siguen las dos homónimas de José Font Marimont para la Carretería (1887) y Quinta Angustia (1891), La Coronación de Espinas, de Manuel Lerdo de Tejada (1895) y Virgen del Valle, de Vicente Gómez Zarzuela (1897), ambas para la Hermandad del Valle, o El Señor de Pasión, de Ramón González (1897), entre otras.

En este contexto surgen las dos primeras composiciones dedicadas a la Esperanza Macarena, obras ambas del célebre Manuel López Farfán: Esperanza (1899) y Spes Nostra (1904). Esta última gozó de una fama excepcional -no igualada hasta muchas décadas después-, debido especialmente a que incluye una saeta de fliscorno, dándose el curioso caso de que fue reclamada por la propia hermandad en 1907 cuando las injerencias en los aspectos musicales por parte de las hermandades eran infrecuentes.

La cofradía de la Macarena.
Ayer fue trasladado el paso nuevo del Cristo de la Sentencia a San Gil, en donde lo podrá el público admirar. [...]
Son muchos los extranjeros y personas entendidas en la materia que en estos días se hallan visitando el sitio en donde se admira la lujosísima túnica que estrenará el Señor de la Sentencia que ha sido confeccionada por jóvenes hijas del barrio de la Macarena y dirigidas por el artista señor Rodríguez Ojeda. [...]
La banda del regimiento de Granada, dirigida por el señor Damas, acompañará al paso de la Virgen, y en el presente año darán nuevamente a conocer sus profesores la hermosa composición fúnebre titulada "Spes Nostra", que hacía dos años que no la ejecutaban, en la que en un suspenso de la banda, desde un balcón o azotea, y por medio del clarín, ejecuta uno de sus músicos, una de las saetas antiguas.
(1)

Además de las dos citadas marchas de López Farfán, se une  (sin fecha de composición determinada, aunque probablemente de la década de 1910) La Esperanza de la Macarena, de A. Monsalves.

A pesar del auge compositivo en materia cofradiera del primer tercio del siglo XX, no consta ninguna otra obra procesional dedicada a la Macarena hasta 1943 con el obsequio del maestro Cebrián.


Emilio Cebrián Ruiz (Toledo, 1900 - Liria, Valencia, 1943) fue un celebrado músico, director de varias bandas -entre ellas la Municipal de Jaén- y compositor, con más de un centenar de obras en su haber. Entre ellas, destacan el poema lírico Una noche en Granada o los pasodobles Churumbelerías, Evocación y Ragón Falez. Debemos destacar también sus marchas procesionales María (sin fecha ni dedicatoria conocidas), Nuestro Padre Jesús (1935), dedicada a la venerada imagen jiennense de "El Abuelo" y en la que incluye el Himno a Jaén que compuso en 1932; Cristo de la Sangre (compuesta en 1941 para dicha imagen de la localidad toledana de Torrijos), y, en 1943, Jesús Preso (para la cofradía homónima de Jaén) y Macarena.

Ese mismo año falleció accidentalmente al precipitarse desde un balcón cuando se disponía a dirigir un concierto de la Banda Primitiva de Liria, que por entonces dirigía su hermano Francisco. Su temprano fallecimiento sesgó una prometedora carrera musical y le privó del enorme éxito que sus obras cosecharon y siguen cosechando.

Bien es cierto que Cebrián sentía especial afecto por Sevilla. De hecho, se planteó opositar a la dirección de la Banda Municipal sevillana en 1933, aunque finalmente no pudo llevar a cabo su pretensión. Otra muestra de su admiración es la obra para guitarra Recuerdo a Sevilla, estrenada por el afamado guitarrista Niño Ricardo.

¡¡Macarena!! (que así es como aparece en el manuscrito autógrafo) debió fraguarse en los primeros años 40.

Cómo nació "Macarena".
"Habíamos ido a Sevilla -comentaba su viuda, Valentina Ruiz- por conocer su famosa Semana Santa y al ver llegar el 'paso' de la Virgen de la Esperanza, talla tan hermosa y celebrada por los sevillanos, le prometió mirándola extasiado: ¡al año que viene te traeré una marcha!... y así es como nació "Macarena", una de sus preciosas marchas de procesión". (2)

A pesar de la fama de su autor y de la imagen destinataria, Macarena nunca fue una marcha popular en Sevilla. Desconocemos el porqué de esta circunstancia, pero lo cierto es que hemos encontrado escasísimos testimonios de su interpretación y no consta que se interpretara tras el paso de palio de la Esperanza Macarena ni el año de su composición ni los siguientes.
Juan Vicente Mas Quiles, director de la Banda de música del Regimiento de Soria nº 9 entre 1947 y 1957 -banda que acompañaba habitualmente a la cofradía- nunca la interpretó ni recuerda que estuviese en el archivo de la banda.
Mas Quiles se encontraba en Liria para tocar con la Primitiva el día del fallecimiento de Cebrián, y en homenaje póstumo, incluyó alusiones de Macarena en la introducción de su marcha Esperanza Macarena, que compuso tras su primera Madrugá al frente de Soria 9.
Tan sólo en época de Gámez Laserna parece que se interpretó, sin continuidad, en alguna ocasión esporádica en los años 60.
Este hecho contrasta con su fama e interpretación por muchísimas bandas de toda España. De hecho, las primeras grabaciones de la marcha fueron impresionadas por bandas de la zona levantina.


Macarena apareció tímidamente en los repertorios de las bandas sevillanas a principios de la década de 1980, y en 1986 fue grabada por la Banda de la Cruz Roja. Por esas mismas fechas debió incluirla en su repertorio la Banda de música de Nuestra Señora del Carmen de Salteras, ya que formó parte del disco que editó en 1988. A partir de entonces la banda saltereña comenzó a interpretarla con cierta asiduidad en todas las hermandades a las que acompañaba, aunque paradójicamente no se interpretaba en la Madrugá.
No obstante, sí se interpretó en concierto en la Basílica, como el celebrado con motivo del II Centenario de la fusión con la Hermandad del Rosario en octubre de 1993.

La Banda de Nuestra Señora del Carmen, de Salteras, dará un concierto de marchas procesionales, cuyo repertorio será el siguiente: «Esperanza Macarena», de Pedro Morales; «Esperanza Macarena», de Juan Vicente Mas Quiles; «Coronación de la Macarena», de Pedro Braña; «Macarena», de Emilio Cebrián; «Aniversario Macareno», de Juan Velázquez; «Virgencita Macarena», de José Albero; «Macarena», de Abel Moreno; «Spes Nostra», de Manuel López Farfán, y «Pasa la Virgen Macarena», de Pedro Gámez. (3)

Un concierto prácticamente idéntico tuvo lugar en marzo del 1995 con motivo del IV Centenario fundacional de la Hermandad, con la inclusión además de Virgen de la Esperanza, de Pedro Morales -estrenada para la ocasión- y Macarena de Emilio Cebrián.
Parece que ese concierto fue decisivo para su difusión, pues según todas las fuentes consultadas, la primera vez que se interpretó tras la Esperanza Macarena en época contemporánea fue en la procesión extraordinaria en septiembre de 1995 como colofón de dicha efemérides.
A partir de entonces no sólo comenzó a tocarse en la Madrugá, sino que empezó a prodigarse hasta tal punto que actualmente es posible escucharla tras la gran mayoría de palios de la Semana Santa y en muchas procesiones de gloria.
Un punto de inflexión fue su interpretación durante el tránsito por la Campana del 2008, confirmando que la marcha forma parte del ramillete más selecto del repertorio macareno, y tanto es así que en el argot cofradiero goza de sobrada identidad, pues ya más que "Macarena" es "Macarena de Cebrián".

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Publicado en el Anuario "Esperanza Nuestra" de la Hermandad de la Macarena (diciembre 2018)

---------------------------------------------------------

Notas
(1) El Correo de Andalucía y El Liberal, 15 de marzo de 1910.
(2) HERREJÓN NICOLÁS, M. El maestro Emilio Cebrián, pg. 20.
(3) ABC de Sevilla, 10 de octubre de 1993.


Bibliografía y documentación
- CASTROVIEJO LÓPEZ, J. M. De bandas y repertorios. La música procesional en Sevilla desde el siglo XIX. Samarcanda. 2016.
- HERREJÓN NICOLÁS, M. El maestro Emilio Cebrián. Diputación provincial de Toledo. 1983.
- Diario ABC de Sevilla, El Correo de Andalucía y El Liberal.
- Base de datos de www.patrimoniomusical.com

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2019

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.