Investigación

De los grandes teatros de ópera italianos a la Semana Santa andaluza: la recepción de la ópera Jone en España en el siglo XIX y su presencia en los repertorios bandísticos

(extracto)

Juan Carlos Galiano Díaz

17 de Marzo de 2019


INTRODUCCIÓN

El 26 de enero de 1858 se estrenó en el Teatro alla Scala de Milán la considerada como mejor ópera seria de uno de los compositores italianos más populares de la segunda mitad del siglo XIX . Se trata de Jone, un drama lírico en cuatro actos con letra en italiano de Giovanni Peruzzini (1815-1869)  y música de Errico Petrella (1813-1877). Su libreto está inspirado en la famosa novela The Last Days of Pompeii [Los últimos días de Pompeya] escrita por Edward Bulwer-Lytton (1803-1873) en 1834 y basada a su vez en el cuadro homónimo del pintor ruso Karl Pavlovich Bryullov (1799-1852).

El argumento de Jone versa sobre los últimos días de la ciudad de Pompeya antes de su destrucción en al año 79 d. C. a causa de la erupción del monte Vesubio. Su eje fundamental gira en torno a la historia de amor de los griegos Jone (soprano) y Glauco (tenor), historia que intenta ser destruida por Arbace (barítono), un villano sacerdote de Isis que desea a Jone para sí mismo.

Su autor, Errico Petrella, se inició en la música de la mano de importantes compositores italianos como Giovvani Furno (1748- 1837), Niccolò Zingarelli (1752- 1837), Francesco Ruggi (1767-1845) o Vincenzo Bellini (1801-1835). Petrella fue uno de los últimos compositores de la escuela napolitana, tanto es así que sus primeras composiciones le valieron comparaciones con Giovanni Paisiello (1740-1816) y Domenico Cimarosa (1749- 1801), hecho que causó la indignación de Verdi, quien escribió en 1871:


Digamos honestamente la verdad... Petrella es un músico pobre; su obra maestra,
Le precauzioni [Le precauzioni ossia Il carnevale di Venezia, 1851],
puede complacer a los aficionados con unas pocas melodías de violín atractivas,
pero no puede compararse con una obra de arte, no solo con las grandes obras,
sino incluso con óperas como [la Riccis] Crispino, Follia en Roma, etc.
(1).


A pesar de la crítica que en ocasiones recibieron las obras de Petrella, sus óperas más famosas como Le precauzioni ossia Il carnevale di Venezia (1851), Marco Visconti (1854), L'assedio di Leida (1856), Jone, (1858) o La contessa d'Amalfi (1864) permanecieron en el repertorio de los teatros de ópera italianos hasta la I Guerra Mundial, siendo tras Verdi uno de los compositores más interpretados de la generación comprendida entre Gaetano Donizzeti (1797- 1848) y Giacomo Puccini (1858-1924).

Más allá de su presencia en Italia, a nivel internacional, Jone fue puesta en escena en los teatros de ópera de ciudades como Melbourne (Australia), Lima (Perú), Alexandria (Estados Unidos), Calcuta (India), Yakarta (Indonesia), Santiago (Chile), Lima (Perú), Manila (Filipinas) y Tiflis (Georgia), habiendo sido representada una única vez en Londres y Viena. Sin embargo, nunca ha formado parte de la programación operística de París, Berlín o Moscú. 

Tradicionalmente se ha afirmado que la última representación de Jone en Italia tuvo lugar en Palermo en 1924. No obstante, en 1929 el semanario Ondas, órgano oficial de Unión Radio Madrid, recogía en sus páginas la retransmisión radiofónica de la ópera de Petrella en Nápoles el 1 de marzo de ese mismo año. Después de esa fecha, Jone no volvió a ser representada hasta la década de 1980, cuando en 1981 fue escenografiada en Caracas con motivo del centenario del Teatro Municipal de la ciudad. Gracias a su puesta en escena en Venezuela tenemos las grabaciones de Jone existentes en la actualidad, una en formato LP y dos en CD, editadas por New Ornamenti y Bongiovanni en 2005 y 2017, respectivamente. 

Según Tom Kaufman, la popularidad de Jone se debió especialmente a "fragmentos llamativos como los dos números para el tenor (una canción para beber y una romanza), la gran aria y cabaletta de barítono en el Acto III y la marcha fúnebre, una de las partes más efectivas de toda la ópera". Sin embargo, en España, la representación operística de Jone durante la segunda mitad del XIX no gozó del mismo calado que en Italia, tal y como abordaremos en el próximo apartado.


LA RECEPCIÓN DE JONE EN ESPAÑA EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX

Tras su estreno en Milán, Jone fue representada tanto en Italia como en gran parte de Europa, siendo considera la mejor ópera de Petrella. Cabe destacar que en su estreno, uno de los personajes de la ópera, concretamente el de Nidia, fue interpretado por la popular mezzosoprano española Carmelina Poch, hecho recogido por la gaceta musical La España Artística. La prensa nacional se hizo eco del éxito que Jone cosechó en Italia tanto en su estreno en Milán, siendo elogiada por todos los rotativos italianos, como posteriormente en Padua, Florencia, Cásale, Bari, Treviso o Pisa, entre otras ciudades.
En lo que a España se refiere, Jone tuvo intención de ser estrenada en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona en la temporada de ópera que dio comienzo el 1 de octubre de 1859, tal y como manifestó el periódico La España, mencionando la innovadora programación del Liceo en contraposición a la realizada en el Teatro Real de Madrid:


La empresa del Liceo de Barcelona trata de poner en escena en el próximo año teatral,
que empezará en 1 de octubre, algunas óperas nuevas de las que han obtenido mejor éxito en los principales
teatros del extranjero. Entre ellas figuran la Bataglia de Legnano y un Ballo in maschiera del maestro Verdi;
Adriana de Lecouvreur, del maestro Vera, y El Asédio de Leida y Yon [Jone] del maestro Petrella.
Se inaugurará la temporada con una de dichas óperas. Mientras tanto en el Teatro Real de la coronada villa
se cantarán las mismas óperas que se vienen cantando desde que se abrió. (2)


Finalmente, la temporada de 1859 del Gran Teatro de Liceo fue inaugurada con otra ópera de Errico Petrella, L'assedio di Leida. Sería cuatro años más tarde, en la inauguración de la temporada iniciada el 1 de octubre de 1863, cuando Jone fue escenografiada por primera vez en la ciudad condal. Ante su estreno en el Gran Teatro del Liceo, la imprenta y librería de Tomás Gorchs (1811-1886) publicó en 1863 un libreto en español de la misma (Figura 1).


Figura 1. 
Portada del libreto de Jone en Español,
publicado por la imprenta y librería de Tomás Gorchs en 1863


Las principales referencias al estreno de Jone en Barcelona se encuentran en un artículo de Miguel Budó publicado en el semanario artístico La Gaceta Musical barcelonesa. En ella, Budó ponía de manifiesto las críticas que el público del Liceo había emitido hacia el estreno la ópera de Petrella, en contraposición al éxito de Norma (1831) de Vincenzo Bellini; a la vez que destacó su instrumentación y tildó a Petrella de ser un compositor poco original:


Pasemos a hacernos cargo de la ópera Jone. Mucho se critica esta obra y hasta hay quien dice
no debía haberse puesto en escena en el Liceo. No la encontramos una inspirada partición;
pero no la creemos tan escasa de mérito para no ser respetada. "No me gusta" no es suficiente causa,
y más en una primera audición para desairar un buen trabajo por un público que se cree inteligente. [...]
La ópera Jone está bien trabajada, su instrumentación es rica y florida sin ser estrepitosa;
tiene escenas altamente dramáticas, y trozos de un buen conjunto; pero en cambio,
Petrella ha tomado lo perniciosa senda de Verdi, formando una mezcla desagradable de géneros
e ideas, y continúa destruyendo la riqueza y sencillez melódica del género italiano,
haciendo resaltar más y más la decadencia del arte lírico dramático en la cuna que le dio el ser.
Petrella es Verdi en ciertos trozos, quiere imitar a Meyerbeer en otros, sus motivos son concisos
y sin el desarrollo que debieran para mayor grandiosidad de la idea y paralelas situaciones;
hay melodías rebuscadas y reminiscencias demasiado marcadas; hay, en fin, conocimientos
de maestro compositor, pero poco genio creador y no mucho estudio de los clásicos maestros italianos  [...].
Qué diferencia entre Jone y Norma. Aquella es la expresión del estudio, de la fatiga, del cálculo;
esta la inspiración, la facilidad, la grandeza. Aquella la confusión, está la pureza; aquella agrada al oído y pasa,
esta lo deleita y queda en el corazón. Jone es la necesidad, Norma el placer.
(3)


Tan poco exitosa fue la primera representación de Jone en España que incluso la prensa madrileña recogió el escaso interés con el que fue recibida por el público barcelonés: "En Barcelona se estrenó la ópera de Petrella, titulada Jone. Según el Diario de la capital la obra fue oída poco menos que con indiferencia por público; y a la verdad, añade, no es digna de mejor éxito la nueva ópera" (4). Sin embargo, tanto la crítica musical como la prensa de la ciudad condal hicieron referencia a una mejor aceptación por parte del público que obtuvo Jone en las sesiones posteriores al estreno. Una década más tarde, en 1873, la imprenta de Tomás Gorchs volvería a editar el libreto en castellano de la ópera de Petrella (Figura 2) con motivo de su representación en el Gran Teatro del Liceo, aunque no hemos localizado ninguna referencia por parte de la crítica. Sería en 1879 cuando Jone volvió a ser representada en el Gran Teatro del Liceo obteniendo, esta vez sí, una mejor acogida.


Figura 2.
Portada del libreto de Jone en Español,
publicado por la imprenta y librería de Tomás Gorchs en 1873



Más allá de su presencia en la programación del Gran Teatro del Liceo, Jone también fue puesta en escena en el barcelonés Teatro Gayarre en agosto y septiembre de 1891. La primera representación en dicho año tuvo lugar el 28 de agosto de 1891, función donde recibió los aplausos y congratulaciones del público, según recoge el diario La Dinastía:


Con un lleno completo celebró anteanoche su beneficio el tenor Angioletti, con la difícil ópera
del maestro Petrella Jone. Desempeñó la parte de Glauco, obteniendo calurosos aplausos.
El tenor Angioletti, que como hemos dicho otras veces, es de los tenores de más brillante porvenir,
fué objeto de merecidas ovaciones en las piezas más difíciles, particularmente después de la romanza
del acto cuarto [...] También se distinguieron las señoras Bassi y Fábregas y los señores Borgioli y Thos.
Los coros estuvieron muy ajustados y perfectamente la orquesta, distinguiéndose el maestro señor
Pérez y Cabrero y el profesor de clarinete señor Porriui, en el solo del acto tercero
que hubo de repetir a fuerza de aplausos del público. En suma: el tenor Angioletti
puede estar plenamente satisfecho de la función de su beneficio [...]. 
(5)


La última noticia sobre la presencia de Jone en Barcelona la encontramos tres años más tarde de su representación en el Teatro Gayarre, en 1894, año en el que la ya considerada por la prensa como la "aplaudida ópera del maestro Petrella"  volvió a ser representada el 28 de agosto en el Teatro de Novedades de Barcelona a cargo de una compañía de ópera italiana dirigida por el catalán Joan Goula (1843-1917).

Si nos trasladamos a la capital de España, la primera noticia sobre Jone se halla en un número de la Revista y gaceta musical publicado el 22 de diciembre de 1867. En él se ponía de manifiesto la inmediatez con la que iba a ser representada la ópera de Petrella, tal y como puede leerse en la siguiente cita: "En el Teatro Real se prepara también la ópera Jone, del maestro Petrella, que deberá ponerse en escena dentro de poco" . No obstante, no se vuelve a tener noticia de Jone en Madrid hasta casi tres años más tarde, cuando el 17 de diciembre de 1870 el semanario El Entreacto manifestaba su interés en que tanto Jone como diversas óperas de Giacomo Meyerbeer (1791-1864) se representasen en el Teatro Real, según se recoge a continuación:


La Compañía de ópera que actúa en Valencia se prepara para poner en escena Dinorah,
o El Perdon de Plöermel [1859], del célebre Meyerbeer, no conocida todavía en Madrid.
¿Por qué no habíamos de ver aquí esa obra, como la Jone de Petrella,
y algunas otras que se cantan en todos los teatros de alguna importancia.
(6)


A pesar de lo expuesto, no sería hasta el 25 de mayo de 1872 cuando tendría lugar el estreno de Jone en Madrid, pero no en el Teatro Real, sino en el Teatro y Circo, también conocido como Teatro del Príncipe Alfonso. Algo más de un mes antes del estreno, el diario La Época ya anunciaba que Simón de las Rivas, empresario de la mencionada sala, había adquirido los derechos de Don Carlos (1867, Guiseppe Verdi) y Jone para la puesta en escena en su teatro:


Además de la ópera Don Carlos con que inaugurará sus tareas la compañía contratada 
por el Sr. [Simón de las] Rivas, han comenzado los ensayos de la magnífica partitura
de Meyerbeer Roberto il Diavolo en el teatro de Madrid. El inteligente empresario ha adquirido
también la propiedad de la ópera Jone, del maestro Petrella, representada con gran éxito
en los principales teatros de Europa, habiendo asimismo contratado al tenor Sr. Steger,
primero que cantó en Madrid La Africana, para tomar parte en la referida obra.
El Sr. Rivas presentará estas óperas con gran ostentación, cosa que seguramente no dudará él público,
acostumbrado cómo está a admirar la misse en scene de las obras ejecutadas en dicho coliseo.
(7)


A colación de la cita anterior, la crítica no fue demasiado elocuente con el estreno de Jone en Madrid. La principal crónica del estreno fue publicada La Época y firmada por Asmodeo. En ella, se manifestaba la escasa popularidad de Errico Petrella en España, situándolo como uno de los compositores más distinguidos de la época en Italia tras Guiseppe Verdi, compositor que, al contrario de Petrella, sí gozó de una gran popularidad en territorio español. De igual forma, también se resaltaba tanto el carácter dramático y la poca originalidad del argumento de Jone, como la supremacía de la escenografía con respecto a la música de Petrella:


El argumento de Jone no es de gran novedad; pero ofrece escenas y situaciones altamente dramáticas [...]
Errico Petrella es menos conocido en España de lo que merece serlo, por haberse cantado muy pocas
de sus composiciones entre nosotros. Es, sin embargo, uno de los maestros más distinguidos de la Italia,
y acaso el primero de los existentes después de Verdi. Jone pasa por la mejor de sus obras,
habiéndose ejecutado en todas partes -hasta en Barcelona- antes que en Madrid. [...]
Así, aunque no atrajese concurrencia el mérito de la partitura de Petrella, la atraería el esplendor
de la misse en scene, una de las más suntuosas que se han visto en Madrid.
 (8)


Al respecto de su estreno en Madrid, Carmena Millán recoge que Jone no obtuvo un gran éxito entre el público, incidiendo en que al igual que el argumento, la partitura vocal e instrumental fueron catalogadas de poco novedosa, afirmando que la partitura de Petrella "dista mucho de cualquiera de las buenas obras del repertorio italiano". 

Volviendo a la presencia de Jone en Madrid, no volvemos a tener noticia de ella hasta 1883, año en el que la ópera de Petrella gozó de mayor popularidad en la capital. Su primera representación en dicho año tuvo lugar en el Teatro Circo Price el 22 de febrero. Con motivo de la misma fue publicado en el Diario oficial de avisos de Madrid un resumen del argumento y bosquejo crítico de la ópera, en el que se ponía de manifiesto, una vez más, la falta de originalidad de la partitura vocal e instrumental de la ópera y su distanciamiento con las grandes óperas italianas: "Es de las mejores composiciones de Petrella, pero dista bastante de las buenas obras del repertorio italiano. Los efectos, tanto vocales como de orquesta, están exentos de novedad, faltando originalidad a las melodías y procedimientos instrumentales". (9)

Tras su puesta en escena en el Teatro Circo Price, los periódicos El Imparcial, La Correspondencia de España y El Globo recogieron las impresiones del público en sus páginas del día posterior a la representación. En el primero de ellos se mostraba una opinión contrariada de que la ópera se publicitase como "casi desconocida" aludiendo a que había sido representada once años antes en el Teatro Príncipe Alfonso (Teatro y Circo). De igual forma, afirmaba que en su estreno en Madrid fue muy aplaudida, hecho que no puede considerarse todo cierto. También, catalogaba la obra de Petrella como una de las mejores representadas en el Circo Price, tal y como puede leerse a continuación:


Jone, ópera casi desconocida en esta corte, según aseguraban los carteles,
música del maestro Petrella; fue la obra catada anoche en el circo de Price. Al decir casi desaparecida,
se equivocaba el autor de los carteles. En el Príncipe Alfonso se cantó hace once o doce años,
poco más o menos, la ópera Jone, y fue muy aplaudida entonces. Anoche lo ha sido también [...]
 La ópera, en su conjunto puede colocarse entre las mejores cantadas en el Circo de Price.


Sin embargo, en La Correspondencia de España puede leerse que la ópera no fue del gusto del público, aunque coincide en que la representación fue muy acertada por parte de los cantantes y destacando, entre otros fragmentos, la "Marcha fúnebre" del IV acto. En relación con lo anterior, el diario El Globo publicó una crítica firmada bajo las iniciales A. D. donde volvía a resaltar la falta de innovación de la obra, a pesar de que destacaba varios fragmentos. Asimismo, ensalzaba la actuación desempeñada por soprano, mezzosoprano y tenor mientras que barítono, bajo, coros y orquesta no obtuvieron el mismo éxito, según puede leerse en las siguientes líneas:


No acusa la obra Jone, del maestro Petrella, una grande originalidad, ni en sus motivos se revelan
la inspiración y el genio; pero existen en esta partitura piezas agradables por todo extremo.
El brindis de tenor del primer acto; el dúo de tiple y tenor del segundo; el dúo de tiple y
 barítono del tercero y la "marcha" [fúnebre] y la "romanza" del cuarto, son composiciones
que se escuchan con gusto. [...] Los coros no hicieron prodigios y la orquesta se resentía
de falta de ensayos. Digamos, a fuer[a] de cronistas imparciales, que el preludio del clarinete
 fue acogido con muestras de aprobación. 
(10)


El 5 de junio del mismo año volvió a cantarse Jone en el mismo lugar de su estreno en Madrid, el Teatro Príncipe Alfonso. Si bien, esta vez parece ser, según la prensa, que cosechó una mejor acogida entre el público que en su primera puesta en escena once años antes. En esta ocasión, el diario La Época destacaba la interpretación por parte de los cantantes y de la orquesta, además de la gran afluencia de público: "Anoche se cantó la ópera de Petrella Jone, alcanzado en ella aplausos todos los artistas [...] La orquesta dirigida por el maestro Sánchez, estuvo muy bien. En el teatro había mucho más entrada que de costumbre". 

La última representación operística de Jone en Madrid de la que tenemos constancia data del 16 de julio de 1883, teniendo lugar en los Jardines del Buen Retiro con motivo de la inauguración de la temporada de ópera italiana celebrada en dicho lugar:


El Buen Retiro empezó el lunes pasado su campaña de ópera italiana a dos reales.
Algunas circunstancias imprevistas ocasionaron el cambio de la ópera de debut,
y en su lugar se improvisó la Jone de Petrella [...] Con respecto a la ejecución de la Jone,
si hemos de atenernos a la voz general, (pues no oímos más que algún trozo) dejó algo que desear,
 a pesar de las buenas facultades de algunos de los artistas, y creemos era por falta de ensayos,
 mal muy frecuente en nuestros teatros [...] Los coristas buenos y la orquesta mejor.
El decorado merece reprensión; comprendemos que por dos reales no se puede exigir todo,
pero una empresa afortunada como es la del Retiro, bien podría emplear una pequeña parte
 de sus beneficios en la pintura de algunas decoraciones para no presentar tamaños anacronismos
y mamarrachos, por más que el público no quiera o no sepa notarlo.
(11)


Más allá de su puesta en escena en Madrid y Barcelona, Jone también tuvo cabida en la programación operística de las Islas Baleares, concretamente en el Teatro Principal de Mahón y en su homónimo de Palma de Mallorca. En consecuencia, la primera representación de la ópera de Petrella en Baleares de la que tenemos constancia tuvo lugar en el Teatro Principal de Mahón el 28 de enero de 1875, tal y como reflejaba a modo informativo el diario mahonés El bien público dos días después. 
No será hasta un año después cuando encontramos la primera crítica musical de la representación de Jone en Mahón. En ella, se pone de manifiesto que la ópera de Petrella no fue bien recibida por los críticos aunque sí recibió aplausos por parte del público. Asimismo se destacan diversos fragmentos como la "Sinfonía", el duetto del Acto II o la "Marcha fúnebre", tal y como puede leerse a continuación:


Aunque los críticos más severos quieren condenar al ostracismo la música de Petrella,
el público, más moderado en sus juicios, aplaude las inspiraciones del maestro napolitano,
porque si bien sus composiciones no tienen toda la pureza de estilo, no carecen de bellezas
 que hacen despertar el más vivo interés. Aceptadas han sido en todas partes las melodías
del gran maestro, y aclamadísimas las de su ópera Jone, puesta en escena en nuestro Teatro
 en las noches del jueves y viernes de la semana anterior. Conocida ya de este público
dicha partitura, no entraremos en pormenores sobre el mérito de ella, que si bien no lo tendrá
tan elevado como el de otras producciones de algunos maestros clásicos, descuella algunas piezas
de buen efecto, siendo muy notables la sinfonía, el duetto del segundo acto de tenor y tiple,
 el final del tercer acto, la romanza del tenor del cuarto y marcha fúnebre [...]
Por parte de la orquesta, la ópera tuvo perfecta ejecución, sin que cupiera en la sinfonía
más ajuste, precisión, y sobre todo buen colorido, que es lo que más se ha notado.
(12)


Por tanto, puede afirmarse que la ópera de Petrella era considerada inferior a obras de otros compositores como Verdi, Bellini, Donizetti o Rossini. Además de su representación en las fechas citadas con anterioridad, Jone volvió a ser puesta en escena en el teatro mahonés el 19 de diciembre de 1879.



Figura 3.
Anuncio de la representación de Jone en el Teatro Principal de Mahón en 1876.
Fuente: Biblioteca Pública del Estado en Mahón


Por otra parte, Jone fue representada en el Teatro Principal de Palma de Mallorca en diciembre de 1883, obteniendo un escaso éxito entre el público y volviendo a ser situada en inferioridad con respecto a otras óperas italianas tales como Lucía de Lammermoor (1835) de Bellini, según recoge el diario La Autonomía:


En el Teatro Principal se puso anoche la bellísima partitura del maestro Petrella titulada Jone.
El éxito que obtuvo la representación no alcanzó ni siquiera a mediano: de modo que Jone
no realza en nada el crédito de los cuartetos que funcionan en nuestro coliseo. Es cierto que
el público palmesano guarda grandísimo recuerdo de la última vez que se cató esta magnífica ópera,
por la Bianchi Montalvo, Roig y demás artistas que la acompañaban [...] La ejecución de la obra
fue en general recibida con cierta frialdad, aunque varias piezas merecieran algunos aplausos [...]
Las impresiones recibidas no fueron muy gratas que digamos, de modo que la empresa si quiere atraer
al público no le quedará más remedio que repetir la Luccia [Lucía de Lammermoor de Bellini].
(13)


En consecuencia a lo expuesto en el párrafo anterior, puede deducirse que Jone fue puesta en escena con anterioridad a 1883 en el Teatro Principal de Palma de Mallorca, obtenido un gran éxito gracias al elenco de voces que la interpretaron. Asimismo, volvió a ser representada en el teatro palmesano el 14 de febrero de 1884, esta vez con nuevos cantantes con lograron obtener un mayor éxito que la representación de diciembre del año anterior.

Si bien hasta ahora hemos hecho referencia a las representaciones de Jone a lo largo y ancho del territorio nacional en la segunda mitad del siglo XIX, la ópera de Petrella también estuvo presente en el repertorio sinfónico interpretado por la Sociedad de Conciertos de Madrid, entidad que ha sido estudiada por el musicólogo Ramón Sobrino. Esta Sociedad programó con cierta asiduidad la "Sinfonía" de Jone que precede al Acto I, siendo interpretada bajo la batuta de figuras como Jesús de Monasterio (1836-1903), Eusebio Dalmau (1841-1886), Cristóbal Oudrid (1825-1877) o Mariano Vázquez (1831-1894), entre otros.

La primera noticia sobre la interpretación de la "Sinfonía" de Jone por esta Sociedad la encontramos en un concierto celebrado el 19 de julio de 1872 en los Jardines del Buen Retiro, programada en sexto lugar. Sin embargo, cabe destacar que en el resto de ocasiones en las que tenemos constancia de la presencia de esta obra en el repertorio de la Sociedad de Conciertos lo hacía abriendo programa.
Este hecho, que a priori parece anecdótico, cobra especial interés al leer la afirmación que Emilio Arrieta (1891-1944) recoge en La Ilustración Musical referente a la estructura de los programas de la Sociedad de Conciertos:


La primera parte suele constar de tres piezas, empezando por la que ofrece menos
probabilidades de buen éxito, por la sencilla razón de que no siendo la puntualidad la mejor
cualidad de nuestro público, no suele oírse apenas la orquesta con el ruido de pisadas,
el crujir de los ricos trajes de las señoras y las preguntas y respuestas entre los concurrentes
y acomodadores. Suele ser la segunda pieza, o por la novedad o por el resultado,
superior a la anterior; y a la tercera nos atrevemos a calificarla de aspirante a la repetición,
para terminar el cuadro con animación y vida.
(14)


Por esta razón, la "Sinfonía" de la ópera de Petrella no fue una de las piezas con mayor éxito entre el público asiduo a los conciertos de la Sociedad madrileña. A pesar de ello, en 1877, la obra fue programada en su gira de conciertos por Andalucía bajo la batuta del granadino Mariano Vázquez, ofreciendo así un total de catorce conciertos en Sevilla, cinco en Cádiz, seis en Málaga y cuatro en Córdoba. (15)

En suma, la presencia de Jone en Andalucía se ha popularizado desde finales del siglo XIX hasta nuestros días gracias a las bandas de música, siendo frecuente la interpretación de su "Marcha fúnebre" en los desfiles procesionales de Semana Santa, tal y como abordaremos en los siguientes apartados.


LA EDICIÓN DE JONE PARA BANDA EN ESPAÑA

La primera instrumentación de Jone para banda de música en España fue editada por El Eco de Marte, revista musical dedicada en exclusiva a la edición de partituras para agrupaciones militares (16), publicada por primera vez en Madrid en 1856, año en el que el Músico Mayor del Ejército, José Antonio Cándido Gabaldá y Bel (1818-1870), compró la revista Música militar a Mariano Rodríguez Rubio (1797-1856). Una década más tarde, en torno a 1866, la revista sería traspasada al clarinetista y editor musical Antonio Romero y Andía (1815- 1886).

Concretamente, fueron dos los fragmentos de Jone instrumentados para banda que vieron la luz a través de El Eco de Marte, la "Marcha fúnebre" del Acto IV y la "Sinfonía" que precede al Acto I, publicadas en 1867 y 1875, respectivamente. 
Precisamente, fue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando a causa, entre otros aspectos, de los diferentes acontecimientos bélicos como la Primera Guerra de África o las Guerras Carlistas se impulsó la composición, edición y circulación de música para este tipo de agrupaciones. (17)
 
De la publicación de la "Sinfonía" de Jone para banda tenemos conocimiento gracias a un catálogo de las últimas obras publicadas en El Eco de Marte en 1875 (18). Sin embargo, esta versión se encuentra en paradero desconocido. A pesar de ello, podemos afirmar que se trataba de una pieza de gran dificultad para las bandas, habida cuenta de su programación como obra obligada en diversos concursos de bandas celebrados las últimas décadas del siglo XIX en ciudades como La Coruña o Pontevedra. Además, en esta década fue también programada en conciertos de bandas militares y civiles como la banda del Regimiento de Filipinas en Mahón y Mallorca, la banda del Regimiento de Granada nº. 34 en Córdoba o las banda municipales de Santander y Córdoba, entre otras. 

Ocho años antes de la publicación de la "Sinfonía", en 1867, vio la luz la instrumentación para banda de la "Marcha fúnebre" de Jone en España bajo el título de "Marcha fúnebre" en la ópera Jone del maestro Petrella (Figura 4).



Figura 4.
Cabecera de la "Marcha fúnebre" en la ópera Jone
del maestro Petrella editada por el Eco de Marte.
Fuente: Biblioteca Nacional de España. Signatura: MP/216/10



Diversas publicaciones han atribuido la autoría de esta instrumentación a José Gabaldá, sin embargo, de acuerdo con Castroviejo López (20), fue otro músico militar, Álvaro Milpager y Díaz (1840-1889) el autor de la misma, pero no en 1857 sino una década después, ya que en el año al que hace referencia Castroviejo no se había estrenado aún la ópera. En consecuencia, la errónea atribución a Gabaldá puede deberse a dos motivos fundamentales. Por un lado, en el arreglo para banda militar de la "Marcha fúnebre" de Jone publicada por El Eco de Marte, aparece la firma de Gabaldá en calidad de editor de la revista (Figura 1), si bien, no aparece la mención de autoría como sí consta en otras marchas fúnebres compuestas por el propio Gabaldá también publicadas en El Eco de Marte, en las que se aprecian los términos "por D. José Gavaldá [Gabaldá]" (Figura 5) o "de José Gavaldá [Gabaldá]" (Figura 6), además de su firma como editor.



Figura 5.
Cabecera de la marcha fúnebre La Guirnalda,
compuesta por José Gabaldá y editada en El Eco de Marte.
Fuente: Biblioteca Nacional de España. Signatura: MP/178/19.

 

Figura 6.
Cabecera de la de la marcha fúnebre La Azucena,
compuesta por José Gabaldá y editada en El Eco de Marte.
Fuente: Biblioteca Nacional de España. Signatura: MP/178/2.


Por otra parte, tal y como recoge la web Patrimonio Musical (21), la prueba definitiva por la que creemos que la realización de la instrumentación para banda de la "Marcha fúnebre" de Jone corrió a cargo de Álvaro Milpager y Díaz la encontramos en el Boletín Bibliográfico Español (22), publicado el 15 de julio de 1868 (Figura 7), donde aparece el nombre de este como traductor [instrumentador] de la obra. 



Figura 7.
Reseña de la Marcha fúnebre en la ópera Jone del maestro Petrella
publicada en el Boletín Bibliográfico Español. Fuente: Patrimonio Musical



Algunos investigadores aluden, para justificar la realización de la transcripción bandística de la "Marcha fúnebre" de Jone y otras marchas fúnebres pertenecientes al ámbito de la música académica, al impacto mediático que tuvieron las obras originales en la sociedad española, aprovechando así el arreglista la popularidad de la obra (23). 
Sin embargo, en lo que a Jone se refiere, en 1867, año en el que su "Marcha fúnebre" fue publicada por El Eco de Marte, la ópera había gozado de escasa popularidad en territorio español, siendo representada únicamente en Barcelona. Por tanto, la instrumentación para banda de música de la "Marcha fúnebre" de Jone y su publicación en El Eco de Marte puede deberse a dos motivos. Por un lado el hecho de que diversas editoriales italianas, entre las que se encontraba la milanesa Lucca (propietaria de la ópera Jone), le concediesen a Antonio Romero la autorización en España de publicar arreglos para banda en el Eco de Marte, según refleja un anuncio publicado en diversos números de dicha revista:


ANUNCIO INTERESANTE.
El Sr. Ricordi de Milán, propietario de las últimas óperas de Verdi, Aida, Don Carlos y
La forza del destino; el Sr. Lucca, de la misma capital, que lo es de Rey Blas (de Marchetti);
Ione [Jone] (de Petrella), y de las bellísimas romanzas A la Stella Confidente y
Non ti scordar di me (de Robaudi), y el Sr. Brandus, de París, propietario también de La Africana
(de Meyerbeer), nos han autorizado para arreglar y publicar el Eco de Marte las piezas de dichas
 óperas más adecuadas al objeto, por lo que nuestros arreglos constituyen propiedad en España,
sin que nadie pueda reproducirlos en todo, ni en parte, ni tampoco hacer otros. 
 (24)


El segundo motivo a destacar es la relación con Italia que tuvo Álvaro Milpager, nombrado Maestro Socio y medalla de plata (25) de la Sociedad Filarmónica Bellini de Catania:


En mi larga aunque modesta carrera artística [...] últimamente he sido nombrado
Maestro Socio de la Sociedad Bellini de Italia. Pues bien, puede creer el Excmo. Ayuntamiento
de esa heroica Ciudad [Catania], que su recuerdo es para mí la prueba más querida y
lo que más guardaré en el fondo de mi corazón, correspondiendo de este modo
 a la inmerecida distinción con que ha tenido a bien honrarme dicha corporación, y
le ruega sea intérprete de mis sentimientos y demuestre mi agradecimiento ante la misma.
(26)


Álvaro Milpager fue un compositor y Músico Mayor de diversas bandas militares como la del Batallón de Cazadores de Madrid n.º 2 hasta 1875, Regimiento de Infantería Lealtad n.º 30 hasta 1884, 4.º Regimiento de Zapadores-Miradores hasta 1885 y Batallón de Cazadores de Barcelona n.º 3 hasta su cese como militar en mayo de 1887. 

La historiografía musical española lo ha considerado un compositor andaluz nacido en La Carolina (Jaén), sin embargo, en su hoja de servicios militares figura el municipio de Alcaraz (Albacete) como su localidad natal con fecha de 19 de febrero de 1840. En 1867, fecha de la publicación de la "Marcha fúnebre" de Jone en el El Eco de Marte, Milpager se encontraba de servicio ordinario en Madrid como soldado de primera clase del Cuerpo de Ingenieros, marchando al Concurso Universal de Músicos de París entre el 16 de julio y el 4 de agosto.

La instrumentación de Milpager para banda de la "Marcha fúnebre" de Jone consta de requinto, flautín, clarinete a cuatro voces (principal, primeros, segundos y terceros), saxofones en mi bemol, fliscornos a dos voces, cornetines en si bemol a dos voces, trombas en mi bemol a dos voces, trompas en mi bemol, trombones a tres voces, barítonos, bombardinos a dos voces, tubas y percusión (caja, bombo y platos); correspondiéndose con los compases 63-114 del IV acto de la ópera de Petrella. 

Por otra parte, la partitura instrumental original de la ópera consta de cuerdas (violines, violas, violonchelos y contrabajos), ottavino (flautín), flauta, oboe, clarinete en la, trompa en mi, trompa en la, tromba en mi, fagot, trombón, timbal en mi, banda sul palco y rollante (tambor). 
Sin embargo, el fragmento correspondiente a la marcha fúnebre es interpretado únicamente por la banda sul palco y el rollante junto al personaje de Bulbo (bajo). 
Desconocemos la instrumentación de la banda, ya que en el guion del director al que hemos tenido acceso, aparece únicamente una reducción en un sistema de dos pentagramas (Figura 8).



Figura 8.
Comienzo de la "Marcha fúnebre" de la Jone.
Fuente: Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid.
Signatura: BH TRPms 369-4


Con respecto a la armonía, la obra original está en la tonalidad de re menor, mientras que la transcripción de Milpager se encuentra en mi bemol menor. Este hecho se debe a una razón meramente idiomática, que permite una transposición más fácil de ejecutar para los instrumentos propios de la banda de música. 

En cuanto a la estructura formal y melódica, la transcripción para banda presenta una pequeña modificación de la original, puesto que encontramos una repetición de los compases 87-106 de la partitura de Petrella (cc. 25-44 de la transcripción). De igual forma, tras esta repetición, en la transcripción de Milpager se indica un da capo hasta el compás 10 para luego volver a las compases finales de la "Marcha fúnebre" (cc. 45-52 de la transcripción y cc. 107-104 de la partitura original), con sentido de dotar la transcripción de una entidad propia.

En el aspecto rítmico y melódico encontramos una pequeña diferencia en los últimos dos compases de la "Marcha fúnebre", ya que la transcripción presenta un unísono de todos los instrumentos con una blanca y tres negras acentuadas (Figura 9), mientras que en la partitura original encontramos una redonda ligada a una corchea (Figura 10). Esta leve modificación de la transcripción le otorga una contundencia conclusiva respecto a la partitura original, puesto que ésta última continúa con la segunda escena del IV Acto. 



Figura 9. 
Compases 50-52 de las voces de trombón de la "Marcha fúnebre"
de Jone 
publicada en El Eco de Marte.
Fuente: Biblioteca Nacional de España. Signatura: MP/216/10



 
Figura 10.
Compases 50-52 de la reducción para piano de
la "Marcha fúnebre" de Jone. Fuente: IMSL (https://imslp.org)



LA RECEPCIÓN DE JONE EN EL SIGLO XX EN ESPAÑA: LA SEMANA SANTA ANDALUZA

Uno de los principales contextos interpretativos en el que la ópera Jone ha sido popularizada en Andalucía desde finales del siglo XIX hasta nuestros días es principalmente gracias a la presencia de su "Marcha fúnebre" en los repertorios interpretados por las bandas de música en los desfiles procesionales, especialmente en Sevilla, donde las bandas militares y civiles comenzaron a acompañar de manera regular a las hermandades y cofradías desde la reforma operada en los desfiles procesionales hispalenses por los Duques de Montpensier tras su llegada a Sevilla en 1848.

Las primeras noticias sobre la presencia de la "Marcha fúnebre" de Jone en un contexto relacionado con la Semana Santa las encontramos en La Correspondencia de España, diario que recogía en sus páginas la interpretación de dicha pieza por parte de la Banda de Alabarderos en la capilla del Palacio Real de Madrid durante los Divinos Oficios del Viernes Santo de 1884, según se recoge a continuación:


A las nueve y cuarto salieron SS. MM. y AA. de sus reales habitaciones para la capilla,
con objeto do asistir a los divinos oficios del Viernes Santo [...] La comitiva regia
recorrió la galería a compás de los tristes y melodiosos acordes de la marcha fúnebre
de Jone, admirablemente ejecutada por la música de alabarderos.
(27)


En suma a lo anterior, la "Marcha fúnebre" de Jone gozó de una gran presencia en el repertorio interpretado por la Banda de Alabarderos durante los actos celebrados en el Palacio Real el Jueves y Viernes Santo desde 1884 hasta la primera mitad del siglo XX, según puede leerse en la tesis doctoral de Santodomingo Molina (28). 
Además, esta formación interpretó la "Marcha fúnebre" de Jone en el entierro de uno de los músicos militares más importantes de la historia de España, Eduardo López Juarranz, que tuvo lugar en Madrid el 17 de enero de 1897 (29). Junto a la "Marcha fúnebre" de la ópera de Petrella fueron interpretadas otras dos piezas muy características de la Semana Santa andaluza como son la Marcha fúnebre de Chopin y Piedad del propio Juarranz, quien contribuyó a la proliferación del género de la música procesional componiendo diversas marchas dedicadas a hermandades y cofradías de la ciudad de Cádiz.

Ya en Andalucía, el Diario de Córdoba se hacía eco del concierto de bandas militares celebrado en los Jardines Eslava de Sevilla el 17 de abril de 1890 a cargo de tres formaciones musicales militares muy ligadas a los desfiles procesionales de la Semana Santa hispalense a finales del siglo XIX y principios del XX, la Banda del Regimiento de Infantería Soria n.º 9, la Banda del Regimiento de Infantería de Granada n.º 34 y la Charanga del Batallón de Cazadores de Segorbe:


Mañana se verificará el de bandas militares organizado por el Ayuntamiento de Sevilla.
El acto tendrá lugar a las dos de la tarde en los jardines de Eslava, bajo el siguiente programa:
1ª parte. -Por la banda del regimiento de Soria: 1.º Sinfonía de La sota de Espadas, Suppé;
2.º Fantasía de la ópera Fausto, Gounod; 3.º Sousieus toi, valses, Valdteufel.
-2ª parte- Por la banda del regimiento de Granada: 1.º Fantasía sobre motivos de la ópera
Favorita, Donizzeti; 2.º Mosaico de la opereta Doña Juanita, Suppé; 3.º Pavana, Lucena.
 -3ª parte - Por la charanga de cazadores de Segorbe: 1.º Fantasía de la ópera Carmen, Bizet;
2.º Fantasía de la opereta El alcalde de Strasburg, Milloker; 3.º Preludio, coro
y marcha [fúnebre] de la ópera Jone, Petrella.
(30)


En 1901 la "Marcha fúnebre" de Jone formó parte del paisaje sonoro de la Semana Santa de Sevilla interpretada por la Banda del Regimiento de Infantería de Soria n.º 9, tal y como puede leerse en el diario El Porvenir


Hoy ha tenido lugar en el patio del cuartel del regimiento de infantería de Soria
y por la banda de música del mismo, el ensayo general de las marchas fúnebres
que ha de ejecutar en las tardes de la próxima Semana Santa. En el programa figuran cinco
que serán estrenadas en el presente año, debidas al notable compositor y director de
 la referida banda, D. Benito Hernández y otra del compositor Francisco Soler Ridaura [...]
Además serán ejecutadas las hermosas marchas de Chopin y la de las óperas Jone y
D. Sebastián [De Donizetti] Esta banda acompañará a las sagradas imágenes de las cofradías
de San Juan de la Palma, Lanzada, del Santo Ángel, de las Cigarreras y la Carretería.
(31)


En este sentido, El Noticiero Sevillano también se hacía eco, tres años más tarde, de la interpretación de la "Marcha fúnebre" de Petrella en Semana Santa, en esta ocasión a cargo de la Banda del Regimiento de Infantería de Granada n.º 34:


La cofradía de la O ha contratado para que acompañe a sus imágenes en la procesión
del Viernes Santo por la tarde, en que hará estación a la Catedral, a la banda del
regimiento de Granada. Esta, según numerosas noticias, tocará en el presente año
nuevas marchas fúnebres alternándose con las de Ponchielli, [Manuel] Lerdo [de Tejada],
Jone, [Manuel López] Farfán y otras de renombre
.  (32)


En relación con lo anterior puede afirmarse que, la "Marcha fúnebre" de la ópera de Petrella fue interpretada en los desfiles procesionales hispalenses con anterioridad a estas fechas, junto con otras marchas como La Coronación de Espinas (1895) y Marcha fúnebre (1902) de Manuel Lerdo de Tejada (1851-1919), diversas marchas fúnebres del italiano Amilcare Ponchielli (1834-1886) o El Cristo de la Exaltación (1896) y Esperanza (1899) del músico mayor hispalense Manuel López Farfán (1872-1944), director entre 1903 y 1907 de la Banda del Regimiento de Infantería de Granada n.º 34. 

Además, otro dato que refuerza nuestra hipótesis de que la "Marcha fúnebre" de Jone fue interpretada antes de 1904 en el contexto de la Semana Santa lo encontramos en un artículo referente a las marchas fúnebres que sería interpretadas en los desfiles procesionales, también publicado en la Cuaresma de 1904 en El Noticiero Sevillano. En él, se hace referencia a Jone como una de las marchas antiguas que venía formando parte del repertorio de las bandas que acompañaban a las distintas hermandades y cofradías, en contraposición a otras como Spes Nostra (1904) de Farfán, compuesta ese mismo año, o Piedad (1896) de Eduardo López Juarranz (1844-1897), tal y como puede apreciarse El Noticiero sevillano:


Las marchas fúnebres que en la actualidad ensayan [la Banda del Regimiento de
Infantería Granada n.º 34] para la próxima Semana Santa, son dignas de elogio por su
precisión, unidad en sus partes y acertada dirección. Merece consignarse, en primer término,
la que su autor, señor [Manuel López] Farfán ha titulado Spes Nostra, dedicada a
la Virgen de la Esperanza, de la Macarena [...] Otra marcha de las que han de llamar seguramente
la atención es la del maestro [Eduardo López] Juarranz, Piedad, Dios mío. De las antiguas
ejecutáronse Jone y la Marcha fúnebre de Chopin; Desamparada, del músico mayor del regimiento
de Canarias señor [Santiago] Tejera [Ossavarry], y la Gran Marcha de Ponchielli [...]
La banda de Granada acompañará a las siguientes hermandades en la próxima Semana Santa.
Domingo de Ramos: Sagrada Entrada en Jerusalén. Miércoles Santo: Prendimiento de Cristo.
Jueves Santo: Exaltación de Santa Catalina. Viernes Santo (madrugada): Virgen de la Esperanza.
Viernes Santo por la tarde, en la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, de la O. 
(33)


De acuerdo con Castroviejo López (34), la "Marcha fúnebre" de Jone también estuvo muy presente en el repertorio diversas bandas que integraban la Semana Santa hispalense en los primeros años del siglo XX, tales como las ya citadas Banda del Regimiento de Soria n.º 9 y Banda del Regimiento de Granada n.º 34, la Banda de la Cruz Roja, la Banda del Hospicio Provincial de Sevilla o la Banda Municipal de Sevilla.

Para su interpretación en los desfiles procesionales sevillanos, Manuel Font Fernández de la Herrán (1862-1943), director de la Banda Municipal de Sevilla entre 1895 y 1932 (35), realizó una nueva instrumentación de la obra respetando prácticamente en su totalidad la de Milpager, a la que añadió los nuevos instrumentos que iba siendo incorporados a las plantillas bandísticas como la flauta, el oboe (Figura 11) o los saxofones barítono y tenor. En relación a lo anterior, Gutiérrez Juan en la monografía La forma marcha expone las principales aportaciones de la instrumentación de Font con respecto a la de Milpager, a pesar de que atribuye erróneamente esta última a José Gabaldá, tal y como se recoge a continuación:


Lo único que hace Font es tomar el material de Gabaldá [Milpager] e ir copiando
 papeles para los nuevos instrumentos que van apareciendo en el panorama musical
de las bandas de música. Utiliza todos los papeles de Gabaldá [Milpager] y
"crea" nuevos sólo los papeles de flauta, oboe, saxofón tenor y saxofón barítono.
Y decimos "crea" entre comillas porque lo que realmente hace es,
por ejemplo copiar el papel de requinto para flauta. Para el saxofón tenor y barítono
 crea las partes a base de copiar trozos procedentes de varios instrumentos
escritos por Gabaldá [Milpager], poniéndoles arriba el nombre del nuevo instrumento
empleado. En el caso de los bombardinos [...] crea un solo papel de bombardino mezcla
de los dos realizados por Gabaldá [Milpager] [...] Las pequeñísimas diferencias que existen
en algunos papeles obedecen al hecho de facilitar  los jóvenes que formaban
la banda el poder tocar esos papeles y consiste en, por ejemplo, bajar
una octava alguna nota aguda a la que no podían llegar.
(36)


Por tanto, la plantilla instrumental para la que Font Fernández realizó la adaptación de la "Marcha fúnebre" de Jone, a partir de la de Milpager, consta de flautín, flauta, oboe, requinto, clarinete (primero, segundo, tercero y cuarto), saxofón alto en mi bemol mayor (primero y segundo), saxofón tenor, saxofón barítono, cornetín (primero y segundo), fliscorno (primero y segundo), trombas en mi bemol (primeras y segundas), trompa en mi bemol (primera y segunda) bombardino, trombón (primero, segundo y tercero), barítono saxhorno (primero y segundo, que posteriormente con la desaparición de este instrumento de la plantilla bandística serían copiados para los fagotes), bajos (primero y segundo), caja, bombo y platos. (37)



Figura 11.
Particella de oboe primero de la instrumentación de la
"Marcha fúnebre" de Jone realizada por Manuel Font Fernández de la Herrán.
Fuente: Archivo de Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva de Salteras (Sevilla)



Ya en la década de 1920 vamos a encontrar una pequeña variación en el compás de la instrumentación de Milpager, en esta ocasión realizada por Manuel López Farfán en 1921 durante su estancia, entre 1919 y 1929, como director de Banda de Música del Regimiento de Infantería Soria n.º 9, formación que en estas fechas acompañó a numerosas hermandades y cofradías hispalenses. De la versión de Farfán se conservan solamente dos particellas en el Archivo de Ernesto Naranjo Santos. 
En ellas, a pesar de conservar la melodía de la instrumentación de Milpager, Farfán cambia el compás de 4/4 a 2/4 (Figura 12). 
Al ser ambos compases binarios, no deberían encontrarse grandes diferencias sonoras en su percepción, sin embargo, como se trata de una instrumentación cuya función principal es ser interpretada en movimiento, este hecho sí difiere a la hora de su interpretación, puesto que cada compás se corresponde con un paso, en lugar de hacerlo con dos tal y como es habitual en las marchas en compás de 4/4. 



Figura 12.
Particella de clarinete primero de la instrumentación de la
"Marcha fúnebre" de Jone realizada por Manuel López Farfán.
Fuente: Archivo de Ernesto Naranjo Santos



Según Gutiérrez Juan, en 1958, etapa del asturiano Pedro Braña como director de la Banda Municipal de Sevilla, se producirían pequeños cambios con respecto a la transcripción realizada por Font Fernández, tales como la introducción del papel de trompeta en lugar de los de cornetín, con fragmentos de las desaparecidas trombas; inclusión de fragmentos del papel de trompa en los papeles de trombones para que las bandas que no poseían trompas en plantilla pudiesen interpretar la marcha; y pequeñas modificaciones involuntarias en los papeles de clarinete segundo y tercero con motivo del deterioro de los papeles instrumentados por Font Fernández de la Herrán. De igual forma, desaparecerían las particellas de fagotes surgidas en la transcripción de Font, interpretando estos instrumentos la parte de los bombardinos.

Durante la segunda mitad del siglo XX la "Marcha fúnebre" de Jone seguiría estando muy presente en los repertorios en la Semana Santa hispalense (38). Es en 1959 cuando aparece la primera grabación de la pieza, como parte del LP Antología de la Semana Santa de Sevilla I, grabado por la Banda Municipal de Sevilla junto a otras marchas popularizadas en toda la geografía andaluza como Virgen del Valle (1897, Vicente Gómez-Zarzuela), Amarguras (1919, Manuel Font de Anta) o El Corpus (s.a., Braulio Uralde). 

Desde 1959 hasta nuestros días son un total de dieciséis las grabaciones de la "Marcha fúnebre" de Jone que encontramos, todas ellas incluidas en trabajos discográficos relacionados con el repertorio procesional de la Semana Santa. Asimismo, quince de estas dieciséis grabaciones pertenecen a bandas de Andalucía (39). 

En la actualidad, la "Marcha fúnebre" de Jone forma parte del repertorio procesional de multitud de bandas andaluzas que toman parte en la Semana Santa. Entre ellas podemos citar la Banda de Música Santa Cecilia de Sorbas (Almería), la Sociedad Filarmónica María Inmaculada de Linares (Jaén), la Banda y Unidad Musical Ángeles de Granada, la Banda de Música Tubamirum de Cañete de las Torres (Córdoba), la Banda de Música de la Archicofradía del Paso y la Esperanza de Málaga, la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva de Salteras (Sevilla), la Banda de Música Maestro Tejera de Sevilla, la Banda de Música Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), o la Banda de Música Virgen de las Mercedes de Bollullos Par del Condado (Huelva), entre otras muchas. 
Asimismo, en 2017, el compositor ubetense Cristóbal López Gándara (1988) realizó una nueva instrumentación de la pieza para su interpretación en la Semana Santa andaluza por parte de la Banda Municipal de Música de La Puebla del Río (Sevilla). 

Consecuentemente, gracias a su presencia en la Semana Santa andaluza la "Marcha fúnebre" de Jone ha sido incluida en dos ámbitos totalmente diferentes a este último. Por un lado, forma parte de la banda sonora musical de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980), primer largometraje de Pedro Almodóvar (1940), ambientado en la movida madrileña. En la escena donde suena la marcha Almodóvar pretende causar un contrapunto intensificador entre una imagen de marcada transgresión sexual y una música característica del ámbito religioso-popular, creando, por tanto, un contrapunto intensificador entre música e imagen que rebota la atención del espectador sobre las propias imágenes.

Por otra parte, la "Marcha fúnebre" de Jone ha sido llevada al ámbito de las músicas populares urbanas a través de una adaptación que forma parte del trabajo discográfico Santa Leone del rockero sevillano Andrés Herrera 'Pájaro'(1963), quien afirma lo siguiente de su versión del citado fragmento de la ópera de Petrella:


Para mi Ione ["Marcha fúnebre" de Jone] es una música que está por encima del tiempo
y lo vence. Está pensada para acompañarte en la muerte. Pero la sobrevive.
Tiene una melodía que la puedes tocar por swing, por jazz, por blues y hasta por dinero.
Pero siempre será Ione [...] Ione podría acompañar hoy el estado de ánimo de mucha gente.
Hay mucha gente que está Ione. El mundo está Ione. Después de ver tantas veces
Pulp Fiction se nos ocurrió que si el tema turco tocado por surferos se convierte en el
"Misirlou" de la banda sonora de esa película, dijimos que por qué no podíamos versionar
Ione de esa forma. Y hemos metido Pulp Fiction en el Jueves Santo.
 (40)
  

En base a la cita anterior, el guiño a la Semana Santa andaluza que realiza 'Pájaro' con la "Marcha fúnebre" de Jone puede venir influenciado por la figura de Silvio Fernández Melgarejo (1945-2001), rockero hispalense al que 'Pájaro' acompañó como guitarrista, que se caracterizaba por incluir citas, parodias y alusiones a marchas procesionales en su música. (41)


CONCLUSIONES

Dado lo expuesto y retomando los objetivos planteados al inicio de la presente investigación, parece claro que, en relación al primero de ellos, cuya pretensión era la de abordar la recepción de Jone en España, estamos ante una ópera muy poco conocida y con escaso reconocimiento en nuestras fronteras. Si bien gozó de gran popularidad y éxito tanto en los teatros italianos como en los de otros países europeos, en España apenas tenemos constancia de una decena de representaciones repartidas en Madrid, Barcelona, Mahón y Palma de Mallorca, siendo estrenada en la ciudad condal en 1863. La ópera de Petrella fue, en numerosas ocasiones, castigada por la crítica, siendo tildada de poco original y distante de obras líricas de otros compositores italianos como Bellini, Donizetti o Verdi. A pesar de ello, con forme avanzó la segunda mitad del siglo XIX sí que podemos afirmar que obtuvo una mejor recepción y acogida por parte del público en los teatros de Madrid y Barcelona. 

Respecto al segundo objetivo, cuya finalidad era analizar el proceso mediante el que la "Marcha fúnebre" del IV acto de Jone pasó a convertirse en uno de los iconos de los repertorios de las bandas de música que toman parte en la Semana Santa andaluza, podemos afirmar que, en cierta medida, este hecho se debe a El Eco de Marte, revista editora de música para banda militar en la que fue publicada la transcripción de la misma, realizada por Álvaro Milpager y no por José Gabaldá, tal y como se ha demostrado en apartado "La edición de Jone para banda en España". En suma a lo anterior, debemos descartar que la publicación de la "Marcha fúnebre" de Jone en El Eco de Marte se debiera a la popularidad de la ópera en España, ya que en la fecha de su publicación, 1867, la ópera solamente había sido representada en Barcelona y recibió numerosas críticas. No obstante, el hecho de que Antonio Romero, dueño de El Eco de Marte, detentase los derechos de Jone para su arreglo y publicación en España, resultaría fundamental para la publicación de la misma. De igual forma, la revista publicó a lo largo de su trayectoria numerosas marchas fúnebres, originales y adaptadas, que formaron parte del repertorio interpretado por las bandas militares en los desfiles procesionales de la Semana Santa andaluza, siendo la "Marcha fúnebre" de Jone una de las que más ha trascendido con el paso de los años, sufriendo pequeñas modificaciones para su adaptación a la evolución de la plantilla bandística. 

Así pues, puede concluirse, que si hoy día tenemos constancia en el panorama nacional, y especialmente en Andalucía, de la existencia de la ópera Jone de Errico Petrella, es gracias, en cierto modo, a su "Marcha fúnebre" y a su interpretación en los desfiles procesionales de la Semana Santa.

-------------------------------------------------------------------


Extracto divulgativo de:

GALIANO DÍAZ, Juan Carlos,
"De los grandes teatros de ópera italianos a la Semana Santa andaluza: la recepción de la ópera Jone
(1858, Errico Petrella) en España y su presencia en los repertorios bandísticos",
Música Oral del Sur, nº 15, 2018, pp. 99-135.

Disponible en:  https://n9.cl/tHv6


-------------------------------------------------------------------

NOTAS

(1) ABBIATI, Franco. Guiseppe Verdi, vol. 3. Milán: Ricordi, 1959, p. 425.
(2) RODRÍGUEZ, Manuel. "Interior". La España, 17 de septiembre de 1859, p. 2.
(3) BUDÓ, Miguel. "Gran Teatro del Liceo. Jone, ópera de Petrella-Norma, ópera de Bellini". La gaceta musical barcelonesa, 11 de octubre de 1863, pp. 1-2.
(4) "Gacetillas". La Discusión, 7 de octubre de 1863, p. 3.
(5) "Ecos Teatrales". La Dinastía, 30 de agosto de 1891, p. 3.
(6) "Mosaicos". El Entreacto, 17 de diciembre de 1870, p. 4
(7) "Noticias generales". La Época, 12 de abril de 1872, p. 4.
(8) Asmodeo. "Los estrenos". La Época, 26 de mayo de 1872, p. 4.
(9) "Yone. Drama lírico en cuatro actos, letra de Peruzzini, música del Maestro Petrella. Argumento y bosquejo crítico)". Diario oficial de avisos de Madrid, 22 de febrero de 1883, p. 4.
(10) "Sección de espectáculos". El Imparcial..., p. 3.
(11) A. D. "Novedades teatrales". El Globo..., p. 4.
(12) PARERA, Guillermo. "Noticias teatrales". La Ilustración Musical, 21 de julio de 1883, pp. 2-3.
(13) La autonomía, 20 de diciembre de 1883, p. 3.
(14) ARRIETA, Emilio. "Revista musical". La Ilustración musical, 12 de marzo de 1870, p. 15.
(15) VÁZQUEZ, Mariano. "Sociedad de Conciertos". La Academia, 15 de septiembre de 1877, p. 138.
(16) VEINTIMILLA BONET, Antonio. El clarinetista Antonio Romero y Andía (1815-1886), Ramón Sobrino Sánchez, dir. Tesis Doctoral. Oviedo: Universidad de Oviedo, Departamento de Historia del Arte y Musicología, 2002, p. 19.
(17) GOSÁLVEZ LARA, Carlos José. La edición musical española hasta 1936. Madrid: AEDOM, 1995, p. 56.
(18) ROMERO, Antonio (ed.). "Catálogo de las últimas obras que se han publicado en El Eco de Marte", El Eco de Marte. Madrid: 1875, n.º 550, p. 12.
(19) CARRASCO, Fernando. "La marcha procesional Ione cambia de autor y de fecha". ABC de Sevilla, 15 de septiembre de 2006, p. 18. AYALA HERRERA, Isabel María. "Música de palio: aproximación a la música para banda de la Semana Santa andaluza". Anuario de la Federación de Cofradías de la Semana Santa de Guadix, 2007, n.º 1, p. 75; GUTIÉRREZ JUAN, Francisco Javier. La forma marcha. Sevilla: ABEC Editores, 2009, p. 422; PALACIO BOVER, José María. Dos músicos vinarocenses: José y Daniel Gabaldá Bel. Vinaròs: Associació Cultural Amics de Vinaròs, 2010, p. 30; MACÍAS, Javier. "De Margot a Jone: la historia de las óperas adaptadas a marchas". ABC de Sevilla [en línea], 25 de agosto de 2015. Disponible en: https://goo.gl/iqi355 [Consulta: 18/05/18].
(20) CASTROVIEJO LÓPEZ, José Manuel. De bandas y repertorios. La música procesional en Sevilla desde el siglo XIX. Sevilla: Samarcanda, 2016, p. 115.
(21) "Marcha fúnebre en la ópera Jone". Patrimonio Musical [en línea], 13 de febrero de 2011. Disponible en: https://goo.gl/JOZqNE [Consulta: 18/05/18].
(22) Boletín bibliográfico español, año IX, número 14, 15 de julio de 1868, pp. 161-162.
(23) GUTIÉRREZ JUAN, Francisco Javier. La forma...,p. 420.
(24) "Anuncio interesante". Romero y Andía, Antonio (ed.). El Eco de Marte. Madrid: 1877, n. º 2030, p. 20, Madrid; "Anuncio interesante". Romero y Andía, Antonio (ed.). El Eco de Marte. Madrid: 1877, n. º 2061, p. 8; "Anuncio interesante". Romero y Andía, Antonio (ed.). El Eco de Marte. Madrid: 1878, n.º 2079, p. 24.
(25) "Extracto de los méritos que D. Álvaro Milpager y Díaz y D. Manuel Figueroa y Arcena, alegan en solicitud de la plaza de Director de la banda municipal de Música". Diario de San Sebastián y Guipúzcoa, 9 de diciembre de 1886, p. 2. 
(26) MILPAGER Y DÍAZ, Álvaro. "Regimiento de Infantería de la Lealtad número 30 Músico mayor". Diario de San Sebastián y Guipúzcoa, 20 de diciembre de 1881, p. 2.
(27) La Correspondencia de España, 12 de abril de 1884, p. 2.
(28) SANTODOMINGO MOLINA, Antonio. La Banda de Alabarderos (1746-1939). Música y músicos en la jefatura del Estado, 2 vols. Víctor Sánchez Sánchez, dir. Tesis Doctoral. Madrid: Complutense de Madrid, Departamento de Musicología, 2016.
(29) "Muerte de Juarranz". La Correspondencia de España, 18 de enero de 1897, p. 2.
(30) "Concierto". Diario de Córdoba, 16 de abril de 1890, p. 3.
(31) El Porvenir, 27 de marzo de 1901, p. 3. 
(32) "Crónica religiosa". El Noticiero sevillano, 1 de marzo de 1904, p. 3.
(33) "Marchas fúnebres". El Noticiero sevillano, 14 de julio de 1904, p. 3. 
(34) CASTROVIEJO LÓPEZ, José Manuel. De bandas y repertorios..., pp. 115, 157, 160, 161, 162 y 164. 
(35) Sucesora de la Banda del Asilo de Mendicidad de San Fernando, siendo municipalizada en 1913. CARMONA RODRÍGUEZ, Manuel. Semblanza histórica de la banda municipal de Sevilla. Castilleja de la Cuesta: edición de JJ.C.R., 1998. p. 55.
(36) GUTIÉRREZ JUAN, Francisco Javier. La forma..., p. 424.
(37) Ibid.
(38) CASTROVIEJO LÓPEZ, De bandas y..., pp. 323-481.
(39) "Marcha fúnebre en la ópera Jone". Patrimonio musical [base de datos en línea]. Disponible en: http://www.patrimoniomusical.com/bd-marcha-20 [Consulta: 05/06/2018].
(40) MACHUCA, J. Félix. "Con Ione, hemos metido a Pulp Fiction en el Jueves Santo". ABC de Sevilla [en línea], 11 de marzo de 2012. Disponible en: http://sevilla.abc.es/20120312/sevilla/sevi-ione-hemos-metido-pulp-201203112331.html [Consulta: 14/06/18].
(41) GALIANO DÍAZ, Juan Carlos. "Un 'rockero semanasantero': Silvio Fernández Melgarejo y la música procesional, procesos de intertextualidad musical". Pérez Colodrero, Consuelo y Tormo Valpuesta, Candela (eds.). Afinando ideas de norte a sur: aportaciones interdisciplinares de la joven musicología española. Granada: Universidad de Granada, 2019 [en prensa].




 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2019

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.