Investigación

Desmontando mitos: Quinta Angustia de Font

Patrimonio Musical

17 de Febrero de 2020


A raíz de la reciente decisión tomada por la Hermandad de la Quinta Angustia de volver a contar con el acompañamiento de una banda de música tras el paso de Misterio (costumbre que dejó de realizarse tras la Semana Santa de 1904), creemos que es el momento de dejar claros algunos aspectos que, pese a estar ya confirmados desde hace años, siguen siendo obviados en muchas publicaciones.

La primera marcha que hasta el momento debe considerarse como la más antigua dedicada a una cofradía sevillana es la Marcha fúnebre (op. 2) de Rafael Cebreros y Bueno en 1868, dedicada a la Quinta Angustia, y sobre la cual ya se publicó en el Boletín de dicha corporación un artículo hace años que también se puede consultar en nuestra web: http://www.patrimoniomusical.com/articulo-162



Portada de la versión para piano de la
"Marcha fúnebre" de Rafael Cebreros


No obstante, ya entonces era habitual interpretar marchas fúnebres en las procesiones. De hecho, en 1866 compuso Mariano Taberner la Marcha fúnebre a la memoria de Andrés Palatín, músico mayor y fundador de la Banda del Asilo de Mendicidad de San Fernando, germen de la Municipal de Sevilla. Poco después, en 1874, se interpretaron dos composiciones probablemente dedicadas a la Hermandad de Montserrat, por Manuel de Robles y Elías. Cebreros, por tanto, participa de una tradición.



Detalle de la partitura de la
"Marcha fúnebre a la memoria de Andrés Palatín"


Respecto a la Marcha fúnebre de José Font, popularmente conocida como Quinta Angustia, llega a la hermandad en 1891, tal como se recoge en los Anales recopilados por Luis Rodríguez-Caso Dosal, aunque la partitura manuscrita y dedicada que se conserva en el archivo está firmada el 8 de abril de 1895, es decir, el Lunes Santo. Es lógico pensar que esa no sea la fecha de composición, sino más bien la de la copia que el autor donó a la hermandad.

No obstante, es probable que esta marcha sea la misma que en 1887 Font había dedicado a la Carretería pero de la que nunca más se supo. Estos avatares pueden leerse en la monografía de nuestro compañero J.M. Castroviejo De bandas y repertorios. La música procesional en Sevilla desde el siglo XIX.



Copia de la "Marcha fúnebre" de Font
conservada en el archivo de la Hermandad de la Quinta Angustia


Sobre la marcha de Cebreros, tenemos que decir que solo se conserva en su versión pianística, publicada en 1871. Así se recuperó en 2006, durante un concierto de la Banda de música de la Esperanza, de Córdoba.
Posteriormente, Juan Manuel Cutiño realizó una instrumentación para banda a partir de la versión pianística y que interpretó la Banda de música Nuestra Señora de la Soledad, de Cantillana, en un concierto celebrado en Cádiz la Cuaresma 2014.
En la calle, solo nos consta su interpretación en el Santo Entierro de Huelva en 2016, por parte de la Banda Nuestra Señora de la Cinta.


Una de las particellas conservadas de la marcha de Font
en el Centro de Cultura Militar (Madrid)



De 1895, fecha habitualmente supuesta para Quinta Angustia, data La Coronación de Espinas, de Manuel Lerdo de Tejada, marcha popularísima durante el primer tercio del siglo XX, y actualmente muy poco interpretada incluso en la propia Hermandad del Valle. En el 125 aniversario de su composición, abogamos desde aquí por la recuperación real de una marcha tan histórica.



Fragmento del guion de "La Coronación de Espinas"
conservado en la Banda Municipal de Sevilla


El equipo de Patrimonio Musical

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2020

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.