Investigación

Una de conciertos

José Manuel Castroviejo López

20 de Marzo de 2013


Uno de los actos cofradieros que más divulgación tienen actualmente, y desde hace años, es el concierto de marchas procesionales. Podemos perder la cuenta de la gran multitud que en cada Cuaresma (y en otras fechas a lo largo del año) tiene lugar.
Sin embargo, con sólo volver la vista atrás, observamos que se trata de una tradición muy reciente en cuanto al concepto con que se trata hoy día, y sobre todo, en cuanto al lugar de realización. Si bien hoy lo habitual es escuchar las marchas en las distintas iglesias, a las plantas de las Imágenes, hasta hace muy pocas décadas era una práctica totalmente inusual, y se contabilizan escasísimas referencias hasta los años 80 del pasado siglo, que es cuando empiezan a generalizarse los conciertos tal y como los concebimos hoy.

Sumergiéndonos en las páginas de los diarios sevillanos que se publicaban desde finales del S. XIX, no era extraño dar cuenta de las novedades musicales que presentaban las distintas bandas de cara a la Semana Santa, si bien se trataba de una música pensada para acompañar a los distintos pasos y no para el deleite como pieza musical en sí, por lo que no eran consideradas como piezas de concierto.

No obstante, es lógico que fuera una música que por estar unida a una celebración tan especial, despertara interés y consideración, pero como parte del conjunto de la procesión.

MÚSICA COFRADIERA

[...] La Semana Santa conserva aún su tradicional musicalidad, su famosa resonancia. Tanto que por el solo prestigio de lo consagrado, por la fuerza de la costumbre, resuena todavía cierta música; la seguimos oyendo como algo ritual, litúrgico, religiosamente; y hemos llegado a figurárnosla como algo que se acuerda y concuerda, consuena y es consustancial con la religiosidad musical de Sevilla en la Semana Santa. [...]

Este paso procesional de las cofradías ha de tener su música. La música cofradiera no es toda la música de la Semana Santa de Sevilla; pero en esta armonía su melodía suena como motivo guía, como el tema inspirador, como el ritmo típico.

La música cofradiera va del rumor callejero de la multitud al toque de cornetas y redoble de tambores, del paso acompasado de los penitentes a la marcha de las bandas y chirimías, de la saeta a la música celeste... de las notas argentinas de la luna de Paresceve...

Algo de todo eso recogió Joaquín Turina en la "Noche del Jueves a Viernes Santo" de su suite "Sevilla"... [...]

La música cofradiera, como todo lo de la Semana Santa sevillana, está en perenne renovación, es tradición viva; es de hace años, siglos, y de este año, y del que viene [...]

Este año oiremos una nueva marcha cofradiera. Es este uno de los tributos que deben rendir a nuestra Semana Santa los músicos que vienen a Sevilla y con ella se compenetran.

Así a las clásicas marchas fúnebres de Thalberg y de Petrella, de Chopín y de Wagner, se han unido las de Mariani, Gómez Zarzuela, Turina, Font de Anta...

Ahora hay que añadir la que el músico mayor del regimiento de Granada, don Moisés García Espinosa ha compuesto para la Cofradía de Nuestro Padre Jesús ante Anás, con el título "Jesu-Christus".

Hemos tenido el gusto de escucharla, merced a una fineza de su autor y de la banda que tan acertadamente dirige. Y esa ha sido la primera emoción cofradiera que hemos sentido [...] (1).


Aunque sabemos que la atención que prestaban las distintas cofradías a la música era la de mero ornamento y por lo general no era considerada como patrimonio material u obra artística y delegaban, por razones lógicas, todo lo referente a repertorio e interpretación en manos del director de la banda, en ocasiones acudían a los ensayos de la formación que habían contratado para conocer las piezas del repertorio, especialmente si era un obsequio del autor en cuestión, como podemos ver en la siguiente reseña del año 1907, en referencia a las marchas Al Santísimo de la Exaltación y Al Santísimo Cristo del Amor, de Manuel López Farfán:

En el cuartel del Carmen está ensayando la banda de música del Regimiento de Granada las marchas fúnebres que su director, el maestro Farfán, ha compuesto y dedicado a las hermandades de Santa Catalina y la de la Borriquita, para la próxima Semana Santa. El Sábado de Pasión dará un concierto para tocar las nuevas marchas, asistiendo los representantes de las cofradías que han contratado a dicha banda (2).

Así, lo más cercano a un concierto que podemos encontrar en las primeras décadas del S. XX es el llamado "ensayo general", que solían efectuar algunas bandas (en especial la Municipal) en los días previos a la Semana Santa. Aunque no se tratara de conciertos propiamente dichos, de facto lo eran, ya que conceptualmente separaban la música de la procesión.
Eso sí, por lo general, tenían lugar en la propia sede de la banda y no en lugar ajeno.

La banda de música del Regimiento de Soria.

Esta tarde, a las cuatro y media, dará en el cuartel de Soria una audición de las marchas fúnebres que ejecutará en la próxima Semana Santa la banda de música del referido regimiento, que dirige el músico mayor don Julián Sánchez-Mayoral. Interpretará las siguientes marchas fúnebres: "Cristo ha muerto", de Alvarado, "In Paradisum", de Franco, "¡Oh, inocente Jesús!" , de Paz Carbajal, "¡Mi padre!", de Somielli, "Suprema", de J. Vieira, "Marcha episcopal", de S. Mayoral, "El Cristo del Sepulcro" de S. Mayoral, "Marcha solemne" de Beethoven y "Nuestra Señora del Mayor Dolor", dedicada por su autor, el señor Sánchez-Mayoral, a la Hermandad de la Carretería (3).

Coincidiendo con el examen mensual reglamentario, la banda de música del Regimiento de Soria, que dirige el maestro Mayoral, dio a conocer ayer tarde las marchas fúnebres que estrenará este año durante la Semana Santa.
Asistieron al acto, que presidió el coronel, don Antonio Ugena, todos los jefes y oficiales y los mayordomos de las hermandades que tienen contratada la banda para la Semana Santa. [...] (4).


Como caso excepcional, por la amplia cobertura que encontramos en prensa y por las características singulares de la formación, llama la atención el concierto de presentación de la Banda infantil de las Escuelas de la Macarena (5).
Se trataba de una banda creada por iniciativa del director de las Escuelas de la Macarena bajo el amparo de la Real Maestranza y con la colaboración de varias instituciones. Cofradieramente estuvo muy vinculada a la Hermandad de las Cigarreras, tras cuyo Misterio desfiló varios años, aunque también acompañó a otras cofradías como las Siete Palabras, Museo, Cachorro, Amor, etc. Su debut tuvo lugar en el mes de Marzo de 1901 en el propio colegio y en el patio de la casa de la familia Piazza. Las marchas que interpretaron fueron: ¡En paz descanse!, ¡Pobre Carmen! (Juarranz), Lamento, Dolores y Las Siete Palabras, de José Osuna, director de la formación, que la estrenaba para la ocasión.

No es hasta la década de 1920 cuando empezamos a observar un mayor número de conciertos entendidos como tales. Valgan de ejemplo los que ofrecía la Banda del Hospicio, dirigida por José del Castillo, a finales de la década en el Teatro Lloréns. Estos conciertos cuentan con la particularidad de que eran objeto de crítica por firmas autorizadas, cosa que sólo era frecuente respecto a obras teatrales, zarzuelas, orquestas, etc.

El concierto de la Banda del Hospicio en Lloréns.

En el teatro Lloréns se celebró en la tarde de anteayer una simpática función en obsequio de los asilados del Hospicio Provincial que se vieron acompañados en la fiesta por una numerosa representación de público. [...] La banda ejecutó el mismo programa que hace varios días oímos varios aficionados en la sala de ensayos del Hospicio y que mereció los unánimes elogios de todos, y en primer término la felicitación de los citados señores presidente y vicepresidente, de los señores Piazza, presidente de la Bética de Cámara; Rojas, el crítico de "El Liberal"; Torres, el maestro de Capilla; Almandoz, el organista de la Catedral; Ramírez, el director de la Masa Coral Bética [...].
Tocóse en Lloréns la bella marcha "Pobre Carmen", llena de giros andalucísimos y original del famoso ex director de la banda de Alabarderos Juarranz; una marcha fúnebre de Oliver, el jefe de la banda de Infantería de Marina de Cartagena; la popular marcha "Jone" de Petrella, y otra llamada "Soledad" de Franco, el conocido autor del pasodoble "Camino de Rosas", tan vulgarizado. Para final y después de la maravillosa Marcha fúnebre de Chopín, el señor Castillo tocó su nueva marcha titulada "Amargura", que está armonizada muy modernamente y en la que campea una fecunda vena de inspiración melódica. [...] (6).


Tras la Guerra Civil se asienta la costumbre de celebrar exaltaciones poéticas y pregones, que en muchas ocasiones contaban con la presencia de una banda de música interpretando diversas marchas.
Uno de los primeros que hemos podido constatar es el "Proemio cofradiero" organizado en1941 por la Hermandad del Museo y con la participación de la Música de la División Militar (Soria 9), dirigida por Joaquín Santos García-Conde, que interpretó el siguiente programa:

-Corpus Christi (Joaquín Santos García-Conde) (7).
-Soledad (José Franco Ribate).
-Amarguras (Manuel Font de Anta).
-Rey de Reyes (Mariano San Miguel Urcelay).
-La Estrella Sublime (Manuel López Farfán).
-La Oración (Camilo Pérez Laporta).
-Dolor (Serrano).
-Soleá, dame la mano (Manuel Font de Anta).

Podemos vislumbrar en estas actuaciones el germen de los actuales conciertos de marchas procesionales exclusivamente, como el que ofrecía anualmente la Banda Municipal de Sevilla, bajo la batuta de Pedro Braña, que llegó a institucionalizarlo, al menos oficiosamente:

La Banda Municipal interpretará el próximo domingo, en el teatro Lope de Vega, un concierto-homenaje a las cofradías sevillanas, bajo la dirección de don Pedro Braña. [...].
Segunda parte: "A Ti suspiramos" (Braña), "Virgen del Valle" (Gómez-Zarzuela), "Marcha fúnebre" (Chopin), "Amarguras" (Font de Anta) (8).


Incluso pasaron a celebrarse conciertos en fechas ajenas a la Semana Santa, como varios celebrados en el extinto "Museo de las Cofradías", situado en el Hospital de los Venerables.

Para conmemorar el tercer aniversario de la apertura del Museo de la Semana Santa, y en honor de su Patrona, la Virgen Santísima de los Reyes, también este año se celebrará un concierto de marchas procesionales que tendrá lugar mañana, a las nueve de la noche, en el patio de los Venerables, en el barrio de Santa Cruz. Actuará la banda de música del Maestro Tejera, que interpretará el siguiente programa. Primera parte: "Virgen de las Aguas" (Santiago Ramos), "Virgen del Águila" (Rafael Fernández), "Cristo de Vera Cruz" (Manuel Borrego), "Rocío" (Vidriet), "Pasan los campanilleros" (Farfán). Segunda parte: "María del Carmen" (Julián Palanca), "Corpus Christi", "Virgen de la Piedad" (Mas Quiles), "Gracia y Esperanza" (maestro Tejera), "Amarguras" (Font de Anta). [...] (9).

En el patio de los Venerables del Museo de la Semana Santa, y con gran asistencia de público, especialmente de cofrades, que ya añoran los compases majestuosos de sus marchas procesionales, se ha celebrado en la mañana del pasado domingo, a las doce, el gran concierto de banda, como un acto más de la campaña "Sevilla por María" [...]. La emoción vibró en la marcha "Coronación de la Macarena", de Braña, que el maestro compuso con piedad y emoción un día y que cada vez se adentra más en el sentimiento de Sevilla. [...] A esta siguieron "Caridad" de Oliveras, himno de gloria del Baratillo; "Nuestra Señora de la Merced", de Braña, que hacía tiempo que oíamos; "Virgen de la Palma" de Quiroga, con que la piadosa cofradía del Buen Fin arranca secretos al barrio morado de San Lorenzo; "Nuestra Señora del Rosario" de Braña, que nos hizo recordar los versos de Juan Sierra en su evocación de "trigal dorado", y, por último, la famosa y vibrante "La Estrella Sublime", de Farfán. [...] y el maestro Braña ofreció como propina de oro del mejor quilate la gran marcha "Amarguras", de Font de Anta que la Banda Municipal interpreta con caracteres de encaje de gran valor. [...] (10).

Cuando irrumpe la Banda de música de la Cruz Roja en la Semana Santa de Sevilla en 1966, empieza a programar unas exaltaciones musicales cofradieras aderezadas con poesías y saetas. Llama la atención el repertorio escogido en cada una de ellas, ya que algunas de las marchas preparadas no eran las estrictamente clásicas y aunque está documentado que todas ellas se habían interpretado en Sevilla, es posible que en esas fechas se encontraran en desuso, o al menos su presencia en conciertos era inusual.
En dichos conciertos se conjugaban marchas tradicionales, marchas novedosas y otras incluidas a juicio de su director, Enrique García Muñoz, varias de las cuales recuperó y/o revalorizó. Cabe destacar que todas ellas se interpretarían en la calle, aunque no muchos años después caerían en desuso, como podemos comprobar en los siguientes ejemplos:

1967: El Corpus (Uralde), Nuestro Padre Jesús (Cebrián), Victoria y Paz (Gámez/Sellés), Mektub (San Miguel), Cristo de Vera Cruz (Borrego), Jesús de las Penas (Pantión), Pasa la Virgen Macarena (Gámez), Virgen del Valle (Gómez-Zarzuela), La Estrella Sublime (Farfán), Amarguras (Font de Anta).

1968: Rocío (Vidriet), Nuestro Padre Jesús (Cebrián), El Corpus (Uralde), Coronación de la Macarena (Braña), Nuestra Señora de los Ángeles (Rafael Fernández Alba), Jesús Preso (Cebrián), Hiniesta (Peralto), Cristo de Vera Cruz (Borrego), Amarguras (Font de Anta), Saeta cordobesa (Gámez).

1969: Rey de Reyes (Mariano San Miguel), Salus infirmorum (Borrego), Coronación de la Macarena (Braña), Pasan los campanilleros (Farfán), El Corpus (Uralde), Rocío (Vidriet), Esperanza Macarena (Morales) (dirigida por su autor), Nuestra Señora de las Nieves (Rafael Ruiz Amé) (dirigida por su autor), Pasa la Virgen Macarena (Gámez) (dirigida por su autor), Amarguras (Font de Anta).

1970: Salus infirmorum (Borrego), Coronación de la Macarena (Braña), El Cachorro "Saeta sevillana" (Gámez), El varal de los Dolores (Borrego), Virgen de Montserrat (Pedro Morales) (estreno), Jesús de la Salud (Braña), Amarguras (Font de Anta).

1971: Pasa la Virgen Macarena (Gámez), Salus infirmorum (Borrego), Cristo de Vera Cruz (Borrego), Virgen de la O (Gardey), Virgen de la Paz (P. Morales), Coronación de la Macarena (Braña), Amarguras (Font de Anta).

1972: Esperanza Trinitaria (Pantión), Virgen de los Negritos (Morales), Paso de palio (Borrego), Sevilla cofradiera (Gámez) (dirigida por su autor), La Asunción de Cantillana (Braña), El Corpus (Uralde), Nuestro Padre Jesús (Cebrián), El Refugio de María (Farfán), Coronación de la Macarena (Braña), Amarguras (Font de Anta).

Todo lo que hemos ido observando estaba enfocado desde el punto de vista del repertorio previsto para interpretar durante la Semana Santa y no como piezas pensadas ex profeso para el concierto en sí. Es decir, la marcha seguía siendo considerada como música de desfile, que es su función inherente, y no como pieza musical, tal y como indicábamos anteriormente.

Esto comienza a cambiar a finales de la década de 1970, de la mano de José Albero, director de la Banda Municipal, que comenzó también a programar marchas en desuso, alternándolas con las tradicionales y otras de nueva creación, pero bajo un nuevo prisma, ya que muchas de ellas no las interpretaba en Semana Santa, sino sólamente en los conciertos, dando lugar al concierto de marchas procesionales como piezas musicales con doble funcionalidad: el simple deleite musical y acompañamiento en una procesión, que es el concepto que predomina en la actualidad.

Veamos algunos ejemplos de piezas interpretadas en concierto por la Banda Municipal durante la Cuaresma del año 1983: El Cachorro "Saeta Sevillana" (Gámez), El Sexto Dolor (Borrego), Jone (Petrella), Paloma de Capuchinos (Melguizo), Gracia y Esperanza (Albero), Virgen de los Negritos (Morales), Esperanza Trinitaria (Pantión), La Sagrada Lanzada (Font Fdez.), Cristo de la Buena Muerte (Peralto), Jesús de la Salud (Braña), Virgen de las Angustias (Morales), María Santísima del Subterráneo (Gámez), Esperanza, Divina Enfermera (José de la Vega), Marcha fúnebre (Chopín), Hiniesta Coronada (Albero), Señor de la Caridad (Melguizo), Cristo de la Buena Muerte (Albero), María del Dolor (Sapena), Resurrección (Albero), Victoria y Paz (Gámez/Sellés), Virgen de la Presentación (Braña), La Caridad (Font de Anta), La Estrella Sublime (Farfán)...

Para finalizar, y como curiosidad, ofrecemos el programa de un concierto que tuvo lugar en el Liceo del Círculo de la amistad de Córdoba por parte de la Banda de Música El Carmen de Salteras el 13 de marzo de 1988.
La curiosidad radica en el gran número de piezas programadas, cuando lo habitual rara vez rebasa la docena: Virgen de las Aguas (Ramos), Virgen de los Dolores y Misericordia (Vicedo), Encarnación de la Calzada (Santos), Hermanos costaleros (Moreno), Dolores del Cerro (Velázquez), Nuestra Señora del Mayor Dolor (Farfán), El Corpus (Uralde), Virgen de la Victoria (Barril), Amarguras (Font de Anta), Virgen de los Negritos (Morales), Jesús del Gran Poder (Albero), Coronación de la Macarena (Braña), Hiniesta Coronada (Albero), Rocío (Vidriet), Virgen del Valle (Gómez-Zarzuela), La Estrella Sublime (Farfán).





NOTAS:

(1) El Noticiero Sevillano, 5/3/1921.

(2) El Noticiero Sevillano, 23/3/1907.

(3) El liberal, 27/3/1931.

(4) El Noticiero Sevillano, 29/3/1931.

(5) La Banda Infantil de las Escuelas de la Macarena

(6) El Correo de Andalucía, 31/3/1928.

(7) Desconocemos de qué marcha puede tratarse pues no ha sido localizada hasta el momento.

(8) ABC, 17/3/1949.

(9) ABC 13/8/1968.

(10) ABC, 26/5/1970.

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2018

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.