Investigación

Jesu-Christus, de Moisés García Espinosa

José Manuel Castroviejo López

20 de Febrero de 2008


El primer tercio del siglo XX constituye en gran manera la época de la consolidación de un estilo cofrade netamente sevillano: los diseños y bordados de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, la configuración iconográfica de Castillo Lastrucci, etc.
De igual manera, en el campo de la música, la constitución de un modo o carácter musical claramente definitorio o arquetípico de la Semana Santa sevillana.
En torno a los años 20 aparece un gran porcentaje de las marchas que con el paso de los años se convertirían en elenco considerado como clásico e inherente: Soleá, dame la mano (1918) y Amarguras (1919) de Manuel Font de Anta, Pasan los campanilleros (1924) y La Estrella Sublime (1925) de Manuel López Farfán, o La Sagrada Lanzada (1928) de Manuel Font Fernández de la Herranz.

Este inusitado auge que fue tomando la música que se interpretaba tras los pasos por parte de las bandas de música comenzó a finales del S. XIX, cuando aparecen las primeras composiciones con dedicatoria expresa a imágenes de las cofradías. Sin embargo, son relativamente pocas, hasta que llegada la década de los 20 aparecen con mucha mayor asiduidad.

La música en las procesiones iba despertando cada vez más interés, y no sólo en el ámbito estrictamente musical, sino también entre los espectadores de la Semana Santa.

Buena prueba de ello es la información y las crónicas que aparecen en los diversos diarios de la época.

Resulta sumamente ilustrativo el extenso artículo -anónimo- del diario "El noticiero sevillano" con fecha 5 de marzo de 1921, que, si bien más pretencioso de lo que finalmente resulta, ofrece un interesantísimo reflejo del momento musical de la Semana Santa:


MÚSICA COFRADIERA.
[...]La Semana Santa conserva aún su tradicional musicalidad, su famosa resonancia. Tanto que por el solo prestigio de lo consagrado, por la fuerza de la costumbre, resuena todavía cierta música; la seguimos oyendo como algo ritual, litúrgico, religiosamente; y hemos llegado a figurárnosla como algo que se acuerda y concuerda, consuena y es consustancial con la religiosidad musical de Sevilla en la Semana Santa. [...]
Este paso procesional de las cofradías ha de tener su música. La música cofradiera no es toda la música de la Semana Santa de Sevilla; pero en esta armonía su melodía suena como motivo guía, como el tema inspirador, como el ritmo típico.
La música cofradiera va del rumor callejero de la multitud al toque de cornetas y redoble de tambores, del paso acompasado de los penitentes a la marcha de las bandas y chirimías, de la saeta a la música celeste... de las notas argentinas de la luna de Paresceve...
Algo de todo eso recogió Joaquín Turina en la "Noche del Jueves a Viernes Santo" de su suite "Sevilla". [...]


La música cofradiera, como todo lo de la Semana Santa sevillana, está en perenne renovación, es tradición viva; es de hace años, siglos, y de este año, y del que viene [...]
Este año oiremos una nueva marcha cofradiera. Es este uno de los tributos que deben rendir a nuestra Semana Santa los músicos que vienen a Sevilla y con ella se compenetran.
Así a las clásicas marchas fúnebres de Thalberg y de Petrella, de Chopín y de Wagner, se han unido las de Mariani, Gómez Zarzuela, Turina, Font de Anta...
Ahora hay que añadir la que el músico mayor del regimiento de Granada, don Moisés García Espinosa ha compuesto para la Cofradía de Nuestro Padre Jesús ante Anás, con el título "Jesu-Christus".

Hemos tenido el gusto de escucharla, merced a una fineza de su autor y de la banda que tan acertadamente dirige. Y esa ha sido la primera emoción cofradiera que hemos sentido.
Es una obra llena de inspiración y de técnica sabia. Aquella sobre todo se revela en el diseño melódico de la primera parte; y la maestría técnica en la armonización de la segunda parte y en la instrumentación de toda ella.

Es de una conmovedora evocación del Via Crucis. En la primera parte, la marcha de la procesión poco a poco va sugiriendo el paso de Jesús por la calle de la Amargura. De pronto estalla el dolor; y entonces no sabemos si éste es el de las mujeres de Sevilla o el de las mujeres de Jerusalén. Luego, ante la presencia de Jesús el dolor humano enmudece. Y la marcha concluye acompasadamente para rimar con el paso divino de Jesús al Calvario.


Crónicas tan detalladas denotan claramente un interés en la materia, y si hay interés es porque precisamente hay materia.

Es también claro el empeño de personalizar la música que sonaba tras los pasos, dedicándola a las imágenes que procesionaban. Así, vemos citadas composiciones en absoluto pensadas para una procesión aunque muy comunes -algunas hoy día incluso- como Ione de Petrella, la Marcha fúnebre de F. Chopín o la homónima de S. Thalberg, junto a otras recientes y de inspiración claramente local, como la Marcha fúnebre a Nuestro Padre Jesús de la Pasión, de Turina o Virgen del Valle de Gómez-Zarzuela.

Retomando nuevamente la frase que poco más arriba aparece "La música cofradiera, como todo lo de la Semana Santa sevillana, está en perenne renovación, es tradición viva; es de hace años, siglos, y de este año, y del que viene" podemos comprobar que, 86 años después, sigue siendo una realidad.

De todas las marchas que se han citado hasta ahora, unas siguen interpretándose asiduamente, (Ione, Virgen del Valle o las de Font de Anta), otras se escuchan muy esporádicamente, caso de la Marcha fúnebre de Chopín, y otras no se escuchan desde hace muchos años, como ocurre con la elogiada Jesu Christus.

Muchas veces los cofrades, en esas largas horas de lectura de libros y publicaciones cofradieros observábamos la existencia de una marcha titulada Jesús, del año 1921, compuesta por Moisés García Espinosa y dedicada a la Hermandad de Jesús ante Anás, vulgo "La bofetá". Pero no era más que un dato, bien curioso, bien archivístico, pero un mero dato al fin y al cabo. Nadie ofrecía más información que tal simple reseña.
Sin embargo gracias al citado recorte de prensa comprobamos que la existencia de dicha marcha procesional es cierta y que su título correcto es Jesu Christus.

Moisés García Espinosa, músico militar nacido en Cameros (Logroño) en 1889, dirigió de 1915 a 1931 la Música del Regimiento de infantería de Granada 34.

Esta prestigiosa y popular formación musical era considerada "rival" de la otra gran banda militar de por entonces, como era la del Regimiento Soria 9, y mantuvo estrecha vinculación con las cofradías. Por ejemplo, fue la banda que estrenó Virgen del Valle, y en sus filas estuvo varios años -tanto de músico como de director- Manuel López Farfán, que durante su estancia en ella compuso marchas como Spes Nostra o Al Santísimo de la Exaltación.

Acompañó a numerosas hermandades hasta la disolución del regimiento en 1931, como San Roque, Montesión, Montserrat, Valle, Macarena...

Concretamente la Música de Granada acompañó varios años a la Virgen del Dulce Nombre en los años 20, e incluso la banda de cornetas del mismo regimiento acompañó algunos años al paso de misterio.

Es lógica por tanto la dedicatoria de la marcha a una hermandad joven pero que pronto se hizo muy popular.

La creación de la hermandad coincide con un período de bonanza económica a nivel internacional -y altamente productivo en el ámbito cofradiero-, y participa de los aspectos que señalábamos al comienzo de este artículo: el diseño del palio y manto -entre las más renombradas obras de Rodríguez Ojeda-, las imágenes, catapulta del gran imaginero Castillo Lastrucci, y una de las marchas más revolucionarias del momento, como fue El Dulce Nombre de Manuel López Farfán.

Jesu Christus es igualmente obra de una época excepcional.

En un momento tan excelente para la recuperación del patrimonio musical de la Semana Santa, esta marcha debe obtener su lugar. Es parte de la historia de la hermandad. Es parte de nuestra historia.
 

BIBLIOGRAFÍA

-CARMONA RODRÍGUEZ, Manuel: Un siglo de música procesional en Sevilla y Andalucía. Sevilla, 2000.
-DELGADO RODRÍGUEZ, José Manuel: La marcha "Virgen del Valle cumple 100 años. 1898-1998". Sevilla, 1998.
-Diario El Noticiero Sevillano. Sevilla, 5-3-1921.

José Manuel Castroviejo López
Publicado en www.elsanedrin.com

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2018

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.