Investigación

Madre de las Angustias, una oración con la música

Luis Miranda García

10 de Diciembre de 2007


A pesar de ser decana de las cofradías cordobesas y de rendir culto a una de las obras más sublimes de toda la historia de la imaginería, la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias Coronada no contaba hasta hace poco más que con una marcha. ¡Y qué marcha!, dirán con razón quienes se acuerden de la portentosa composición de Enrique Báez, tan bien grabada en 2007 por la banda del Círculo Cultural Calíope. Desde marzo del mismo año, 54 años después que la primera, la Virgen tiene otra marcha dedicada, que en poco tiempo se ha ganado el cariño de sus hermanos. Se trata de "Madre de las Angustias", una composición de José Manuel Delgado Rodríguez que bien merece  un relato por lo singular de su concepción.

Todo parte de una tarde de marzo de 2004 en que su autor, director técnico de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, viajó a Córdoba para una reunión con sus homólogos españoles. En un descanso salió del hotel Alfaros, donde se celebraba la reunión y quiso pasear por la ciudad. Al poco entró en San Pablo y su encuentro con la Virgen de las Angustias le causó una gran impresión. José Manuel Delgado se ensimismó con el conjunto de la Madre que abraza al Hijo muerto, con las mejillas llenas de lágrimas que no velan la belleza y con la asombrosa perfección del Señor. Le costó arrancarse de Ella. Media hora a sus pies le supo a poco. No sabía ni su nombre ni el de su autor, aunque la pareció innegable que aquellas eran imágenes de muchísima importancia.

El caso es que la Virgen de las Angustias le susurró al oído música. Tomó unas notas, apenas un par de temas que nunca soñó que fueran a ser parte de una marcha completa y guardó en su corazón el recuerdo de aquel encuentro. El siguiente paso llegó un par de años más tarde, en 2006. El cofrade José Murillo Rojas, ex hermano mayor de la cofradía y esposo de una pariente suya, le pidió una marcha para la Virgen de las Angustias que sirviera para conmemorar el 450 aniversario de la hermandad. José Manuel Delgado no pudo por menos que responder que ya la tenía hecha, aunque hubiera que desarrollarla a partir de aquella música que la imagen le inspiró. Mientras la terminaba e instrumentaba vino tres veces a Córdoba para contemplar a la Virgen y recrearse en Ella. El día 3 de marzo de 2007, la banda de música del Círculo Cultural Calíope la estrenó a los pies de la bendita imagen y bajo la dirección del autor. La belleza y emoción de algunos pasajes, la sencillez de su estructura y la solemnidad del conjunto conquistaron el corazón de los cofrades. Está dedicada a la hermandad y en particular al "eximio cofrade" José Murillo Rojas que encargó la marcha. No ha sido una marcha más para su autor, que, "rendido a los pies" de la Virgen de las Angustias, se ha hecho hermano de la corporación cordobesa.

"Madre de las Angustias" es ante todo una marcha clásica. Su autor lo admite y lo reivindica. "Conozco las reglas del juego", afirma para sostener que una pieza dedicada a dos imágenes de excelsa altura artística realizadas en 1627 no puede más que ceñirse a unos determinados cánones. De la admiración por el hondo dolor de la Virgen de las Angustias y también del conocimiento del carácter con el que procesiona no podía salir una marcha que no fuera "solemne y seria". "Es para una Virgen con el Cristo en los brazos, no para que un palio se mueva", resume mientras elogia la belleza de los titulares, que considera "dos joyas". José Manuel Delgado reinvidica el clasicismo para la música procesional, concebida para unas cofradías que nacieron en el siglo XVI y que en esencia siguen siendo lo mismo. "Nos vestimos de nazarenos, llevamos cirios y rendimos culto a imágenes antiguas", dice el autor para reinvidicar el aire de sus composiciones. Por eso su música sabe más a la estructura clásica del siglo XIX que al sinfonismo, a la marcialidad o a las innovaciones de los últimos años, que él respeta pero no comparte: "Una marcha tiene una estructura concreta y no se puede modificar".

El de clásica es el calificativo que le dio su autor y también el que más se repitió en la noche del estreno. Hubo otro comentario: el de la gente que le veía cierto parecido con "Virgen del Valle", de Vicente Gómez Zarzuela, tal vez de las mejores marchas de todos los tiempos. No le faltaba lógica. José Manuel Delgado es cofrade de la sevillana hermandad del Valle. Tiene el honor de vestir su túnica de nazareno en la última pareja de cirios que antecede a la Virgen, la bellísima Dolorosa atribuida a Juan de Mesa por ciertas similitudes con la Virgen de las Angustias. ¿Hay una inspiración, consciente o inconsciente? El autor insiste en que tanto en la estructura como en la melodía son distintas. "El corte y el estilo sí se parecen, por ser ambas fúnebres y lentas", afirma José Manuel Delgado, quien sin embargo asegura que no son los autores "los más indicados para hablar de sus composiciones".

Es José Manuel Delgado un autor que compone desde la fe. Es imprescindible creer para ofrendar una marcha a una imagen sagrada, que representa a Jesús o a la Santísima Virgen. Fruto de esta espiritualidad era por ejemplo "Jesús con la cruz al hombro", dedicada al hermosísimo Nazareno de su hermandad del Valle. Cuando la banda del Maestro Tejera interpreta cada Jueves Santo esta marcha tras la Virgen del Valle, a José Manuel Delgado le recorre una emoción muy especial. La lluvia frustró el estreno en la calle de la nueva composición. Estaba previsto que sonara dos veces: la primera al llegar a la plaza de Las Tendillas, en el corazón de la carrera oficial, y la segunda a la entrada de la Virgen en San Pablo. No obstante, la banda de música sí que interpretó "Madre de las Angustias". Fue en el momento en que los costaleros llevaron a las imágenes sobre su paso desde la capilla hasta el presbiterio, en que quedaron expuestos. La nueva composición sonó dos veces seguidas. La emoción llenó a todos los cofrades, de los que muchos apenas podían contener las lágrimas. Brillante estreno para una marcha que llenará las calles el Jueves Santo de 2008. Como alguien dijo el Jueves Santo pasado, "era como rezar con la música".

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2018

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.