Investigación

Rafael Moreno: las seis cuerdas de la marcha procesional

Mateo Olaya Marín

8 de Diciembre de 2009


En una turbia atmósfera de incienso y cera, podemos llegar a ver un palio acercarse mecido por alguna marcha procesional nacida de la inspiración de una celebridad como Gámez Laserna o Font de Anta. A nuestros oídos llegarán las notas de los clarinetes sujetando con mimo y cuidado la melodía, las llamadas de las trompetas a contrapunto, los saxofones empastando el frente melódico de las maderas, o los graves de las tubas y bombardinos penetrando con su cavernosa sónica en el pentagrama. Una marcha procesional que es atacada por numerosos instrumentos agrupados en lo que se denominan cuerdas (entiéndanse instrumentales) es un conglomerado de timbres, tesituras y registros que derivan en una diversidad musical hermosa. Trasladar ese mosaico de música a la concisión de un solo instrumento no es una tarea fácil, amén de poder ser peligrosa.

Por eso nuestra marcha procesional se ha visto versionada por varias caras. Algunos músicos, con mayor o menor acierto, han pretendido hacernos llegar una música ejecutada desde otro prisma y éste no siempre ha emitido en su viaje de vuelta un haz de luz luminoso y digno de adulación. Pero quedémonos con los gratificantes casos que nos quieren decir que, cuando se hace con talento y conocimiento, el resultado bien puede merecer la pena.

Las seis cuerdas de una guitarra clásica han intentado en más de una ocasión acercarse al alma de la marcha procesional. Pero ningún sexteto como el de la guitarra del cordobés Rafael Moreno. Este catedrático de guitarra del Conservatorio Superior de Música de Córdoba, cofrade de pura cepa, grabó hace tres años un disco para enmarcar, titulado "Seis cuerdas para una pasión", en el que abordaba la marcha procesional desde la óptica que mejor maneja: su guitarra. Si nos acercamos a ella, la impresión fonográfica plasma una serie de marchas procesionales clásicas de distintos estilos, que con poco que suenen son identificadas por el cofrade no muy ducho en la materia musical.

Nos deja asombrados Rafael Moreno con la pulcritud en la técnica de interpretación, abandonada a la suerte de las partituras de estas marchas procesionales. Un sonido limpio, que aglutina todas las virtudes de estas piezas musicales religiosas tan arraigadas en el sentir cofradiero de Andalucía. Lo recoge todo y no se deja atrás nada. Atrapar la textura polifónica de marchas maestras de Lerate, Font de Anta, López Farfán o Gómez Zarzuela es un ejercicio tan complicado como loable.

"Ntro. Padre Jesús", "Coronación de la Macarena", "Virgen del Valle", "Corpus Christi", "La Estrella Sublime", "Rocío", "Mª Stma. del Dulce Nombre", "Pasan los Campanilleros" y "Amarguras" atraviesan el transcriptor de este gran guitarrista para ofrecernos un paseo por algunos de los rincones andaluces donde suenan. Por un momento vemos al Abuelo de Jaén con la partitura de Cebrián, a la Amargura de Sevilla besando el dintel de San Juan de la Palma al compás de las turbas romanas de "Amarguras" o a la Macarena en Campana con la inefable marcha de Braña. Además, el disco aparece complementado con una pequeña introducción a través de una vieja saeta cordobesa y finalizado con una saeta samaritana.

Desprende esta interesante pieza de colección, la devoción de un guitarrista hacia la Semana Santa. Una devoción tan propia como la de aquel joven que formó y dirigió la Banda de Cornetas del Cristo de la Sangre de la hermandad del Císter, junto con otros compañeros, y amigos en la actualidad, como Manuel Luque (director de la agrupación musical de la Estrella de Córdoba) Su vida, ligada a las cofradías cordobesas, le suministra ese respeto y fervor por un género musical que para él, por supuesto, no es menor, sino grande en el fondo y la forma. Así, su mano derecha pulsando las cuerdas y la izquierda asida al mástil para solventar los duros lances melódicos, las marchas no pierden ni un ápice su originalidad, respetando escrupulosamente las partituras primigenias y cristalizando la interpretación con una cadencia que perfectamente podría ser la adecuada para el andar de un paso en nuestras calles.

Emular la entrada triunfal de unas cornetas en "Corpus Christi", el lamento desgarrador del motivo fundamental de "Amarguras", el contrapunto preciosista del trío de "Ntro. Padre Jesús" o la languidez de "Virgen del Valle" sobre un mar de fondos armónicos, sólo está a la altura de un gran profesional de la guitarra como él. Su currículum nos habla de cursos con David Russel (de quien todavía guardo un grato recuerdo en un memorable concierto de Aranjuez) Manuel Barrueco o Leo Brower. Todos ellos nombres de oro de la guitarra clásica. Su guitarra ha puesto música a películas (Pasodoble) y eventos que han recibido premios y excelentes críticas.

La relación de este músico cordobés con la marcha procesional no cejó en el disco. Continuó por suerte ofreciendo conciertos en los que despiezaría con suma maestría estas marchas procesionales de inconfundible acústica, el penúltimo de ellos el 7 de marzo del presente año en la Basílica de la Macarena de Sevilla. Por si no fuera poco, compuso la marcha "Azahar de la Julianala para ti, Macarena", en honor a la finca homónima de la que, desde hace unos años, brota el azahar que adorna el palio de la Virgen Macarena, estrenada por la prestigiosa banda de la Soc. Filarmónica "Ntra. Sra. del Carmen" de Salteras.

Si nos hemos embelesado con "La Estrella Sublime" de Farfán de manos de Rafael Moreno, no queremos ni imaginar lo que nos pueden deparar sus dos manos si alguna vez se enfrentara al repertorio de marchas cordobesas que tan sobresalientemente jalonan nuestra historia. Escuchar a Eduardo Lucena, Gámez Laserna, Enrique Báez o Luis Bedmar no será imposible mientras Rafael Moreno continúe aspirando el olor a incienso y sintiendo en su corazón el latir de Córdoba en Semana Santa.

Mateo Olaya Marín
Publicado en la revista "Córdoba Cofrade", nº123, octubre 2008

 Copyright © Patrimonio Musical 2004-2018

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, 

de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.